“Somos los del grupito del fondo”

Compartir en:
En Post Político Radio (FM Rockers 103.9, de lunes a viernes de 14 a 15) nos dimos el lujo de conversar con el maestro de actores y creador del Sportivo Teatral, Ricardo Bartís. Escuchá la nota completa.

Con la “excusa” de que este año se cumplen 30 años de la creación del Sportivo Teatral, gran espacio de creación y experimentación del teatro, los actores platenses del colectivo La Grieta, La Fabriquera y Área Chica, entre otros, trajeron al director Bartís a la ciudad.

Con ese disparador, desde Post Político Radio (FM Rockers 103.9, de lunes a viernes de 14 a 15) tuvimos el enorme placer de conversar con un referente ineludible del teatro argentino.

“Hace 30 años, cuando creé Sportivo Teatral, era más fuerte la sensación de querer hacer un teatro que cuestionaran lo que yo veía como lo más instalado y formal. Tanto en ese momento como ahora, hay una voluntad de inscribir algún sistema poético que funcione como defensa ante la abrumadora experiencia que se tiene con la realidad, que es muy negativa, chata y baja culturalmente. Desde hace muchos años no han empujado, en principio a una legalidad incierta porque lo que nos proponen ahora es morirnos lentamente, que las salas se cierren, que los espacios se abandonen porque no va a haber dinero para sustentarlos. El teatro necesita como acto cultural que el Estado tenga una responsabilidad para poder subsistir. Hay muchos espacios de Capital Federal y otros lugares que se van a cerrar de manera triste porque va a haber una especie de agonía” señaló Bartís.

Ubicado en una antigua casa del barrio de Palermo, en Thames al 1426, desde su creación el Sportivo se concibe como un espacio de formación de actores y directores, donde se desarrollan actividades de enseñanza y producción de tal nivel de singularidad que lo convierte en referencia ineludible de la escena de Buenos Aires y de Latinoamérica.

Sobre los actuales costos de producción, Bartís destacó que “ahora los presupuestos del Sportivo Teatral se duplicaron entre noviembre del año pasado a la actualidad para el mantenimiento del lugar” y luego agregó que “te proponen un universo cada vez más miserable con los tarifazos. Es una situación triste porque hay un proyecto de reducir y que se sostengan los proyectos que son viables. En nuestro caso nosotros seguiremos produciendo pero es hipócrita el comportamiento que tienen los funcionarios cuando avalan y se llenan la boca de la experiencia del teatro alternativo y hay ausencia de diálogo, nunca nos han recibido, es una forma de operar hipócrita”.

También hizo hincapié en la falta de apoyo estatal y en ese sentido precisó que “hace seis meses que nosotros venimos reclamando que se paguen los subsidios tanto el Instituto Nacional de Teatro, como el Proteatro no los pagan. Ahora ofrecen a las salas una especie de ayuda de $50.000 a cada una, para algunas es mucho y para otras no es tanto., tampoco se nos garantiza que sea ya. La sensación es que no hay ninguna voluntad política de cuidado, es un discurso más enunciativo y formal pero la realidad es 'sálvese quien pueda'”.

Ricardo Bartís ha recibido numerosos premios de la crítica especializada a nivel nacional e internacional. Cabe destacar la distinción que realizó la BIENNALE DI VENECIA en el año 2011, considerándolo uno de los diez mejores directores contemporáneos del mundo. El Sportivo Teatral, en tanto, ha representado al Teatro Argentino en los más importantes festivales internacionales.

Sobre su rol docente, Bartís señaló que “en la docencia lo que hay es experiencias comunes y sobre todo la idea de la voluntad y también poética con una gran decisión de construir territorialidad. Inclusive, hay una propuesta sistemática desde el Sportivo que no hay que tomar clases, las clases terminan siendo una consecuencia de algo más importante que es actuar, no importa si bien o mal, sino producir el espacio expresivo y afirmar esa decisión. Ése siempre ha sido un espíritu muy vivaz, simpático y resentido porque nosotros somos los del grupito del fondo y lo seremos siempre, independientemente de los nombres y los premios. Dentro del teatro, toda persona de bien se puede sentir interpelada y convocado a afirmar esa voluntad más soberana sobre el cuerpo, las ideas y la producción; se puede ser feliz en el vínculo con el teatro de otra manera que no sea el modelo y el proyecto más tradicional” concluyó.

Reviví el audio completo: