Abuelas de Plaza de Mayo repudia el rechazo de la prórroga de la prisión preventiva al genocida Juan Miguel Wolk

Compartir en:
Los jueces del Tribunal Oral Federal Número 1 de La Plata por unanimidad decidieron no prorrogar la prisión preventiva que estaba cumpliendo el genocida Juan Miguel Wolk en la causa en la que se investigan los delitos cometidos en el centro clandestino de detención conocido como “Pozo de Banfield”.

 

Cabe aclarar que Wolk, de todas formas, continuará detenido en el marco de otra causa.

El imputado se encuentra procesado y a la espera de debate oral por los delitos de privación ilegal de la libertad y tormentos contra personas cautivas en el Pozo de Banfield, entre ellas 14 mujeres embarazadas, y por la sustracción, retención y ocultamiento de ocho niños nacidos durante el cautiverio de sus madres, hechos ocurridos entre el 11 de marzo de 1974 y el 13 de julio de 1976, y el 30 de diciembre de 1976 y el 10 de mayo de 1979.

Wolk, apodado “El nazi”, fue jefe del Pozo de Banfield, una de las mayores maternidades clandestinas de las que se valió el terrorismo de Estado. Allí, al menos 22 mujeres embarazadas permanecieron en cautiverio.

En los períodos mencionados anteriormente, Wolk se desempeñó como jefe de la División Delitos contra la Propiedad, estuvo asignado en la Dirección de Investigaciones (Zona Metropolitana), y luego fue ascendido a Subdirector y Jefe de Plana Mayor de la Dirección General de Investigaciones. Los altos cargos que ocupó Wolk en la estructura represiva evidencian la necesidad de que el imputado llegue a la instancia del juicio oral cumpliendo prisión preventiva.

La situación se agrava si se tiene en cuenta que, en abril de 2012, mientras se encontraba cumpliendo prisión preventiva en su domicilio en Mar del Plata y solo tres días después de que la causa fuera elevada a juicio, la fiadora denunció que el represor se ausentó del domicilio y no regresó. El Patronato de Liberados constató esta denuncia y Wollk no se presentó espontáneamente, sino que debió ser recapturado y puesto nuevamente a disposición de la justicia.

En esta oportunidad, el motivo principal que esgrimieron los jueces del TOF 1 de La Plata para hacer cesar la prisión preventiva de Wolk es el tiempo que lleva esperando juicio oral. Pero, justamente, de esa omisión es responsable el propio Tribunal, ya que la causa se encuentra radicada allí desde el año 2012. Las partes ya han ofrecido prueba, solo resta fijación de la fecha de la audiencia de inicio del debate oral. Sin embargo, el Tribunal opta por no fijar fecha, argumentando que sus integrantes son subrogantes y que la causa es compleja. Con esta decisión, los jueces eligen beneficiar a Wolk en desmedro de sus víctimas y de los familiares que continúan esperando justicia.

Lamentamos, asimismo, la actuación de los Fiscales actuantes en la jurisdicción de La Plata -los doctores Rodolfo Marcelo Molina, Hernán Schapiro y Juan Martín Nogueira-, quienes contestaron la vista ya vencido el plazo legal y no se expidieron sobre el fondo de la cuestión pese a la gravedad ya mencionada, sino que únicamente requirieron fecha de debate. Esta actuación llevó al Tribunal a desistir de la presentación del Ministerio Público Fiscal.

Las Abuelas volvemos a exigir, entonces, que los tribunales actúen con celeridad, y rechazamos los beneficios a los que acceden los genocidas mientras sus víctimas, desde hace más de 40 años, luchan pacíficamente para que se haga justicia.