Declara la nieta Belén Altamiranda Taranto

Compartir en:
Abuelas de Plaza de Mayo informa que el lunes 12 de marzo, desde las 10, continuaron las audiencias en el segundo tramo del juicio por los crímenes cometidos en el Hospital Militar de Campo de Mayo, con el testimonio de la nieta restituida en 2007.

 

Además, declararon Gabriela Taranto, hermana de Rosa Luján Taranto, y Ana María Careaga, sobreviviente del centro clandestino de detención “El Atlético”, quien estuvo en contacto en cautiverio con Rafael José Beláustegui, hermano de la embarazada Valeria Beláustegui, y a través suyo pudo saber que ella estaba detenida en Campo de Mayo.

María Belén Altamiranda Taranto es hija de Rosa Luján Taranto y Horacio Antonio Altamiranda. La pareja militaba en el PRT-ERP y ya tenía dos hijos -Chistian y Natalia- cuando fue secuestrada el 13 de mayo de 1977, en Florencio Varela. Rosa estaba embarazada de siete meses. Ambos fueron vistos en el CCD “El Vesubio” y Rosa fue llevada a dar a luz por cesárea, en su octavo mes, al Hospital Militar de Campo de Mayo. Su beba fue entregada al Movimiento Familiar Cristiano, que a los tres meses de vida de la niña la entregó en adopción. La joven siempre supo que era adoptada y en el año 2005 decidió buscar su origen. Así, se presentó espontáneamente en la filial Córdoba de Abuelas y, luego de realizarse los análisis, pudo recuperar su identidad.