Estimado señor Puigdemont, particularmente President

Compartir en:
"No soy nada, no soy nadie" por Federico Vargas, especial para Post Político, desde Barcelona.

 

 

Soy emigrante sudamericano afincado en la ciudad Condal. Más precisamente habito cerca de la estación de metro de Camp de L´Arpa. Vivo con una hermosa representante del Seny, criada en el Eixample y a quien me dirijo con el nombre de Montse, preciosa, no podía ser de otra manera. Desarrollo mis sueños laborales desde una pequeña empresa que se ilumina de lunes a viernes en Sabadell.

Curioso. Vivo en un barrio pluricultural típico de nuestra ciudad. Ayer se vistió de naranja. Trabajo en una ciudad que, ups, vistió del mismo color. Me despierto al lado de quien nació en un barrio que sin lugar a dudas ayer le grito: “President, torni cap a casa, si us plau” (Presidente, vengase para la casa, por favor).

Disculpe si divago soy algo transgresor como columnista. A priori he de serle muy sincero. Ayer le voté, no me extenderé en los por qué, ya lo escribí en la columna anterior y la anterior y la más anterior y con todo respeto que le den a la gramática. Como al gobierno español, espero no le moleste que rompa las leyes, creo que si no se rompen no se avanza. ¿Si no dañan nadie que mal hace la rebeldía? En estos días hay opiniones sobre todos los gustos.

Ayer. 21 de diciembre de 2017, día laboral, el 83 y pico por ciento del censo electoral fue a cumplir, no con su derecho, sino con su obligación a las urnas. Queda claro, soy republicano.

Pero ayer el resultado de Ciutadans, no me enfadó, me puso triste. Se supone que para hacer lo que uno hace ha de ser suspicaz. Pero por bacheado camino que habéis decidido llevar el Proces, se ha perdido algo. No creo que haya sido un descuido, creo que ha sido un error. Un bulto de 1.100.000 votos, para redondear, hace ruido al caer.

Ciutadans ha recogido la amargura que rodea a una amplísima parte de la sociedad que ha quedado excluida. Un enorme grupo de personas que no es tonta como muchos creen. Almas que al igual que la mayoría trabajadora ha vivido día a día el deterioro. Un conjunto de seres humanos víctima de la exclusión social y educativa. Se pueden hacer mil especulaciones al respecto. No lo haré, para demagogia, los movimientos constitucionalistas. Así se hacen llamar, personalmente los dictadores democráticos. Es decir, cambiamos el látigo por la constitución. Dejaré este debate, ya lo plasme en la columna anterior.

Pero siendo realista, a ritmo de rap, se fueron juntando. Es increíble lo fácil que se puede prometer cuando se sabe que nunca se podrá cumplir. Usted ya me entiende. Pero el resto tal vez no.

Sencillo. Ciutadans levanto la mano en el senado para aprobar el 155. Después dejó que el bipartidismo, conservador y previsible, hiciera lo de siempre. Mientras tanto y tirando de modernos conocimientos comunicacionales y de marketing, captaron los excluidos del conflicto. Chingui… Chingi… Oh yeah. Ahí hay un filón.

Encuestas en mano, él la miró. Por pactos no llegarás a presidenta Inés, sonriente habló. Pero con maquillaje y promesas de mejorar sus vida si, el abogado defensor bancario añadió. Pero Albert como prometo lo que no cumpliré, la de la radiante sonrisa refutó. Si nunca serás embestida Inés, por lo tanto...  interrumpió A. Ribera con una sonrisa picaresca que a un par de abuelas desplomó. Acto seguido, piensa a lo grande, remató. Repeinado se ajustó su americana (saco) y se marchó. Aunque esta vez el barco no se llamó libertad.

Tres consignas, fácil de entender, a lo #twuit. Cultura urbana, universal. Básica como la teoría hipodérmica, son lo que son. Después… dinero y repetición, show, confeti.

¿De verdad se os volvió a escapar algo?

Señores de Junt per Catalunya, Ezquerra Republicana, CUP. Las Repúblicas se construyen desde dentro, sin fisuras, sin EGOS. Pero sobre todo, la construye la unidad del pueblo, la gente. Los sudamericanos vinimos aquí por demanda vuestra. Para trabajar en negro, sin seguridad social, sin seguro de riesgos laborales, con jornadas abiertas a la mano de dios. Lo sé, deje un disco intervertebral en el Mercabarna. “A l'asepeyo no t'acostis” (por la aseguradora no te acerques), sonriente me dijo el negrero de turno. Tranquilo Wana son dos clavitos de nada lo que me clavé en el pie.

Las diferencias sociales existentes harán una y otra vez que nos demos con la misma piedra. Si queremos avanzar a nivel social, hemos de empezar por casa. Por la educación. Mi hijo con 19 años no sabe la diferencia entre un diputado y un senador. A muchos este Procés los acerco a la literatura de la vida cotidiana, los periódicos. Pero a la mayoría no. ¿Queréis hacer una revolución? Empecemos construyendo ciudadanos. Construyamos personas libres. Construyamos pensadores.

Hoy al IBEX 35 (así llama alguno a Ciutadans) le alcanzó con una persona como yo para conseguir ganar unas elecciones. Es decir, un especialista en empezar mucho y no acabar nada. Si la media intelectual está por debajo de mí, siento el término, chungo.

¿Estamos de acuerdo President que 1.102.099 de personas deben dejar de ser carne de cañón de unos y otros?

Sin principios y valores no hay Republica, sin libertad no hay nación, sin igualdad no hay estado. Catalunya debe ser tot aixo i mes (todo eso y más).

Por favor, meta a Jordi Puyol y a su familia en prisión si son culpables. Empecemos por creer, después pida agua para crecer.

Felicitar a Ezquerra Republicana de Catalunya y Junts per Catalunya, separados habéis conseguido entre ambos 241295 votos más que juntos en el 2015. Sube el independentismo en votantes, en personas.

Gracias M. Rajoy, veo que ahora entiende que hay fractura. Pero de usted no solo no me fio. Espero que sea la antesala de su caída. Aunque esperamos cualquier cosa.

Se abre otro capítulo en tierras hermosas donde subes a la cima de una montaña y ves el mar.

 

Al gran pueblo argentino… salud y Visca Catalunya.