Guerra Virtual 1-O

Compartir en:
"No soy nada, no soy nadie" por Federico Vargas, especial para Post Político desde Barcelona. Esta columna está basada en el documental “Hackers 1-O” presentado por el programa “30 minuts” emitido el 10 de junio de 2017 por la televisión autonómica de Catalunya TV3.

 

 

“La primera guerra mundial en Internet ha comenzado en Catalunya”

Julian Assange

Fundador de Wikileaks

 

Lo que contaré a continuación no es ciencia ficción es real. Realidad virtual. Pocos saben fuera de estas fronteras lo que ocurrió el 1 de octubre de 2017 en el mundo de la red. Un mundo construido por la interacción natural de la mente. Un mundo donde todo es posible y donde se derrumban los Estados. Bienvenidos a la Guerra Informática del Process. Sin más parangón… ¡Damas y caballeros os presento a los “Hacktivistas del 1-O”! Entre ellos Anonymous vía #OpCatalunya y sus variopint@s paladines.

13 de septiembre de 2017: Se emite una orden judicial y el Estado Español cierra la primera web del Referendum de la Generalitat de Catalunya. A partir de ahí comenzaron a llover papeles a diestra y siniestra. El objetivo era anular la estructura informática de la consulta ilegalizada por el Gobierno Central Español por medio del “independiente” Poder Judicial. Espontáneamente y sin organización, algún@s activistas informátic@s que defienden la libertad de expresión en la red comenzaron a adquirir dominios y copiar el contenido de las páginas (mirror). Por cada página que el Poder Judicial cerraba, aparecían 10. Empezó la guerra. Comienza asomar el espectro de la represión y la censura.

Este suceso sacudió el ámbito informático y fue el centro de distintos congresos referentes del sector en materia de seguridad, a tal punto que, España, se puso en el top five de gobiernos con mayor nivel de censura en la red. El 26 de septiembre de 2017 un grupo de periodistas de varios países le preguntaron a la “European Commission” acerca de estos hechos. Esta comisión, máxima autoridad en la materia, se desentendió. La cara de los periodistas, un poema... “Es un problema que atañe a España”. Europa siguiendo con el mismo discurso.

A partir de ahí, a por todas. Las órdenes judiciales arriban a las operadoras españolas que prestan servicio de conexión a Internet. La directriz es clara: bloquear las solicitudes a todo acceso, dominio, web, que haga referencia al referendum (valga la redundancia). Me salto los detalles de DNS y servidores varios, un rollazo explicarlo, lo siento.

¿Qué han de hacer las operadoras prestadoras del servicio de banda ancha para bloquear qué uno pueda acceder a ciertos contenidos?

Para explicarlo seré gráfico. Imaginemos que usted envía una carta, puede leer el membrete cualquiera, hasta ahí bien. Pero para saber que pone hay que abrirlas. Resumiendo, las órdenes judiciales permitieron que las operadoras hicieran eso. Ergo, hablamos de despedazar un derecho fundamental, el de la intimidad. Sumado al derecho de expresión, van dos… Y de los gordos.

Sin embargo, la guerrilla virtual se las ingenia para evitar estos bloqueos. En la detección e impedimento de medios de información a través de la red, el Estado Español no ha hecho más que el ridículo.

Los Hackers se pasaban información, aparecían y desaparecían a placer, hacían virales los enlaces. Nadie lidera, todos cooperan y por simbiosis natural saben qué hacer y cómo. Caso contrario se conectan, lo hacen, lo explican y ahí que van. Como una marabunta capaz de tejer una telaraña altamente compleja y compacta. Un frente homogéneo y altamente capacitado. Así fueron pasando los días. Dejando al aire la rabia que inspira el derecho a decidir al inocuo sentimiento Unionista Español. Porque en las trincheras de lo intangible se defendía eso.

Las fuerzas de la ley, mientras tanto, arrestaban y soltaban hackers por toda Catalunya. Lo mejor era la gracia que les despertaba lo ridículo de la situación a nuestr@s muchach@s. Es que lo era. Una vergüenza.

Como siempre esta lentitud estatal, mezclada de la pereza y la incapacidad, se iba calentando. El objetivo era boicotear el plebiscito. Ante la ineficacia de los palos y las bolas de goma sólo les quedaba la red. Pero las arañitas eran más listas, porque la arañitas defiende su terreno, su libertad. De arañitas a una legión de Ches, que encima se lo pasaron bomba.

El 1 de octubre (1-O) de 2017 una gran estructura informática que no se sabe a ciencia cierta quien la financió o cedió -a saber- se dedicó a voltear las conexiones de los colegios electorales. A gritos de desactiven el 4G en dichos establecimientos todos colaboraban. Pero las conexiones caían. No entraban los datos. Los manuales de procedimiento se habían filtrado. Anonymous fue capaz de bloquear la fuente y la destrozo como a Godzilla a base de metrallazos. Ya no había jueces soltando órdenes. En el flanco nacionalista estaba un jefe de la policía nacional. Con licencia para matar todos los derechos de privacidad habidos y por haber. Pero ahí estaban nuestros muchach@s. Ganaron y el plebiscito ilegalizado por el gobierno central español se ejecutó. No hay rebelión en la Constitución Española sin armas ni violencia. No hay sedición sin levantamiento armado. Pero hay derechos fundamentales y estos se esfumaron en el abismo de www.vayansealamierda.com. Los presos políticos catalanes aún siguen allí en prisión.

Nota: Aún se espera la respuesta de la DEMOCRATICA EUROPA referente a las distintas denuncias presentadas por diferentes colectivos que defienden la libertad red. Silencio.

 

Al gran pueblo argentino… Salud.