Ingreso Familiar de Emergencia: un respiro para las familias

Compartir en:
Nota de opinión de Martina Genovart

 

Más de 10 millones de personas se preinscribieron en la página oficial de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) para cobrar los $10.000 del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) dispuesto por el Gobierno para paliar el impacto económico consecuente de la pandemia del coronavirus.

Si bien el cronograma de preinscripción finaliza este martes para las personas con números de DNI terminados en 8 y 9, se dio una prórroga desde ANSES hasta el 3 de abril inclusive para aquellos que no hayan podido preinscribirse por diferentes razones.

El bono extraordinario corresponderá a personas de entre 18 a 65 años que sean argentinos nativos, naturalizados o residentes, con una residencia legal en el país no inferior a 2 años, trabajadores informales, de casas particulares, monotributistas sociales de las categorías A y B.

El IFE es compatible con el cobro de la Asignación Universal por Hijo y la Asignación por Embarazo, quienes no necesitarán realizar el trámite debido a que el monto se les acreditará de manera automática.

Es de vital importancia destacar que el trámite de preinscripción al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) es absolutamente gratuito y no quiere de gestores. Por esta situación, y basándonos en informes oficiales expedidos por la ANSES, hasta el día de la fecha se han presentado cinco denuncias penales ante la Justicia, para que ésta investigue a quienes hayan intentado, de manera malintencionada, engañar y estafar a potenciales beneficiarios del IFE.

Sabemos que la cuarentena obligatoria tiene un gran impacto en la economía familiar. Lo que se busca hacer, desde el Gobierno, es asegurarnos que todas las personas que viven en la Argentina queden protegidas en esta situación de crisis. Reordenando las prioridades y entendiendo que existe una única salida: quedarnos en casa y extenderle la mano a quienes más nos necesitan.

El Estado está más presente que nunca para cuidar la salud de los argentinos y argentinas y los bolsillos de las familias. En una crisis como ésta, estamos comprobando que en el carácter de nuestro pueblo reside la fuerza de un país, la fuerza de una Argentina unida.