Investigadores de la UNLP siguen de cerca las parasitosis intestinales

Compartir en:
Las parasitosis intestinales representan un problema recurrente en la salud pública y afectan a millones de personas en el mundo. Con acciones preventivas, un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de La Plata pretende erradicar estas infecciones de la población local.

 

Cabe destacar que las parasitosis intestinales no tratadas debidamente pueden afectar el crecimiento y desarrollo en los niños y la productividad laboral en personas adultas. Es por ello la importancia del proyecto que se implementa desde el Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores, (CEPAVE) un organismo de doble dependencia UNLP – CONICET.

En lo que respecta al proyecto, consiste en desarrollar actividades de prevención y realizar análisis gratuitos a la comunidad para combatir las parasitosis intestinales. La propuesta además incluye encuentros en establecimientos educativos, centros de salud, comedores comunitarios y hogares, en los que se intercambian saberes con los vecinos acerca de la biología y los modos de transmisión de los parásitos.

La actividad también contempla la evaluación de la sanidad ambiental. En este sentido, se analizan muestras de materia fecal de mascotas, roedores urbanos, agua de consumo, suelo y hortalizas. Las parasitosis intestinales pueden producir diarrea, vómitos, constipación, falta de apetito, síndrome de malabsorción de nutrientes y anemia.

Las investigadoras del CEPAVE aclararon que los resultados parasitológicos de niños y adultos se transmiten a las familias a través de certificados individuales que incluyen la metodología aplicada y las especies parásitas diagnosticadas. También elevan informes técnicos a las autoridades gubernamentales, escolares y del área de salud con los resultados a diferentes escalas (poblacional y ambiental).

De este modo, el estudio de las parasitosis intestinales se aborda de manera integrada, contemplando aspectos epidemiológicos y socio-culturales, que permiten el diseño y planificación de programas sanitarios que contribuyan a mitigar los efectos adversos de las parasitosis y a mejorar la calidad de vida de la población.