La pandemia no pudo con la Orquesta Escuela de la UNLP

Compartir en:
Del barrio a la virtualidad, los chicos de la Orquesta Escuela de la UNLP siguen sonando y el aislamiento social en plena pandemia no les puso freno a los ensayos, ni a los conciertos.

 

El contexto de emergencia por el que atraviesa el país no es un impedimento para que la Orquesta- Escuela de la UNLP continúe con sus ensayos y siga sonando. Desde el inicio del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio, este proyecto de extensión de la Universidad Nacional de La Plata adoptó la virtualidad en sus actividades educativas para garantizar la continuidad pedagógica de sus estudiantes.

La Orquesta- Escuela en la UNLP es una iniciativa que desde 2017 promueve la integración y construcción de redes sociales entre niños, jóvenes y adultos de los barrios de Arana, Villa Alba y del casco urbano platense, ampliando las posibilidades educativas en comunidades desfavorecidas socialmente.

Luciana Garatte, directora del proyecto, explicó que “el largo camino transitado permite que los lazos y vínculos pedagógicos se puedan mantener en el ámbito de la virtualidad”. Y agregó, además: “a partir de la coordinación con los referentes territoriales, se logró que cada miembro de la Orquesta cuente con un instrumento afinado y puesto a punto para volver a tocar juntos en clases individuales de instrumento y producciones audiovisuales colectivas, que son los nuevos formatos de conciertos previstos en el período de confinamiento”.

En este contexto atravesado por la emergencia sanitaria, las presentaciones artísticas mensuales se implementan por medio de videos que reúnen a los miembros de la Orquesta – Escuela, que vuelven a sonar juntos gracias al ensamble de sus producciones individuales. Restituir el contacto y la comunicación virtual se volvió una necesidad imperiosa ante la persistencia de una cuarentena que no permite la reunión colectiva de los ensayos de fila y de práctica orquestal. Por esta razón, a través de las pantallas de sus celulares profesores y estudiantes se encuentran para que seguir sonando.

Garatte agregó que “cada concierto es una fiesta, no sólo porque supone una preparación previa para ser compartida con las comunidades, sino también porque abre la posibilidad de conocer nuevos espacios y propuestas educativas y culturales”.

Es importante resaltar que a lo largo de estos años se llevaron a cabo presentaciones en distintas facultades, auditorios y teatros de la Universidad; en las organizaciones y escuelas del proyecto; en bibliotecas populares; ferias de productores hortícolas y festejos de relevancia para las comunidades incluidas en la propuesta.

La Orquesta – Escuela surge como un proyecto de extensión de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación que articula con las facultades de Ciencias Agrarias y Forestales; Psicología;  Artes;  Museo y Ciencias Naturales y con el Bachillerato de Bellas Artes. A nivel territorial, el trabajo comunitario se enlaza con organizaciones sociales e instituciones educativas, en particular, con La Casita de los Pibes en el barrio de Villa Alba y con las escuelas primarias y secundarias a las que asisten los integrantes de la Orquesta, la Escuela de Educación Primaria Nº 46 en Arana y Secundarias Nº 94 de Arana y Nº 54 de Villa Alba. La articulación interinstitucional incluye también a la Biblioteca popular “El Hormiguero” y al Espacio Provincial para la Memoria de Arana.

Esta iniciativa tiene sus antecedentes en la Orquesta - Escuela de Chascomús, creada en 1998 constituida en el proyecto madre y modelo pedagógico de la Fundación Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Argentina (SOIJAr).  La  misma colabora con la promoción de la integración sociocultural, promueve el desarrollo de competencias educativas y comunicativas, restituyendo la autoestima y las posibilidades invisibilizadas que se perciben a lo largo de la experiencia subjetiva, intersubjetiva y comunitaria.