La universidad pública, gratuita siempre

Compartir en:
Un pequeño esbozo de porque la universidad pública debería tener que seguir manteniendo la condición de gratuita. Nota de opinión por el Licenciado Rodrigo Romero Bazterrica.

 

Hace unos meses, camino a dar clases a la Facultad, el taxista iba escuchando el programa de Lanata en Radio Mitre. En ese momento no le presté mucha atención, más allá del tiempo que duró el viaje. Hablaban de cómo debía ser el ingreso a la Universidad Pública Argentina y su arancelamiento. Todavía recuerdo que dije: "ya empezaron a instalar nuevamente el tema."

Como conocedor de la lógica política de Cambiemos (ponemos el tema en los medios, vemos el rebote, lo dormimos, lo retomamos en unos meses y así vamos ganando tiempo, datos y adeptos), se me dibujó una mueca en la cara, cuando hace unas semanas atrás el conocido periodista Marcelo Zlotogwiazda publicó en Twitter su columna en Infobae: "¿Cupo para carreras superpobladas en las universidades públicas?".

Como por arte de magia, de la casualidad, de la alineación de planetas, o vaya uno a saber de qué, el reconocido economista Martín Tetaz retomó el tema de la Universidad Pública en su columna del domingo del diario El Día: "Es un error poner cupos o arancelar la universidad".

Obviamente, y para no aburrirlos recordando situaciones, pasé por alto el papelón llevado adelante hace un tiempito por Laura Alonso, Directora de la Oficina Anticorrupción, en su cuenta personal de Twitter (@lauritalonso) acusando a diversas universidades públicas de vaya uno a saber qué.

Lejos de querer hacer un análisis del análisis de las columnas de ambos periodistas, no es la intención de esta nota, es interesante ver cómo a partir de los medios, de diversas voces y en diferentes espacios (radio, gráfica, redes sociales) comienza a plantearse la discusión que quiere el Gobierno y el Banco Mundial. La Universidad Pública como gasto y no como inversión. Es decir, se comienza a poner en agenda la necesidad de hacer ajustes en los presupuestos universitarios, justamente en el mismo año en que el Banco Mundial publicó nuevos informes al respecto.

No faltará mucho para ver a Majul hablando de esto en su programa de América TV o en su columna de La Nación, a los Leuco charlando sobre el tema en TN, quizás y por qué no, hasta Longobardi de su aporte también en Radio Mitre… yo prefiero quedarme con algunos de los datos que publica la UNLP en su cuenta de Twitter (@UNLP) y que suelen provocarme un mimo al alma.

Por ejemplo, un reciente informe de la Dirección de Vinculación con el Graduado Universitario marca que casi el 90% de los graduados de la UNLP consigue trabajo en menos de un año, yendo el 50% al sector privado. O los datos de ranking global de universidades realizado por el Laboratorio de Cibermetría del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC), donde la UNLP no sólo se consolida como lo segunda en Argentina, sino que logró ascender al puesto 11 entre las mejores casas de estudio de América Latina, subiendo un escalón respecto de la última medición de julio de 2017.

En fin, quizás el orgullo de defender la idea de que tenemos una universidad pública y gratuita de calidad se deba a valorar la oportunidad de igualdad que brinda, acaso sea por vivir en La Plata y sentirla parte de la ciudad, o simplemente por ser primera generación de una familia de clase media argentina que pudo recibirse.