La UNLP enfoca la atención primaria del hábitat en barrios populares

Compartir en:
Un proyecto del Centro Interdisciplinario de Estudios Complejos de la Facultad de Arquitectura fue seleccionado en una convocatoria del Ministerio de Ciencia y Tecnología

 

Un proyecto de investigación del Centro Interdisciplinario de Estudios Complejos –CIEC- de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNLP fue seleccionado en el marco de la convocatoria "Programa de Articulación y Fortalecimiento Federal de las Capacidades en Ciencia y Tecnología COVID-19", y recibirá financiamiento por parte del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación. La iniciativa se denomina “Atención primaria del hábitat en barrios populares del gran la plata, ante  la emergencia sanitaria del covid- 19”.

De acuerdo al “Relevamiento del impacto social de las medidas del Aislamiento dispuestas por el PEN”, llevado a cabo por la Comisión de Ciencias Sociales de la Unidad Coronavirus COVID-19 del CONICET en marzo de 2020, las principales dificultades que enfrentan los barrios populares de la región para el cumplimiento de las medidas de salud frente a la pandemia se pueden agrupar en dos tipos: condiciones del hábitat y razones laborales. Entre las primeras se destacan hacinamiento, carencia de servicios, en particular agua. Ente las segundas el trabajo cuentapropista, aunque también se registra el temor a la pérdida del empleo. Diferentes complicaciones que implican que las medidas frente al COVID 19 se orienten a “quedarse en el barrio”, ya que “quedarse en casa” es extremadamente difícil.

El arquitecto Guillermo Curtit director del proyecto  explicó: “nuestro trabajo consistirá en abordar el estado de situación de los barrios populares del gran La Plata, enfocado en las condiciones habitacionales críticas como problemática general y preexistente, pero que hoy hacen impracticable el cumplimiento del aislamiento social y facilitan el contagio de la enfermedad, con la intención de enunciar un programa de atención primaria del hábitat que vincule a los vecinos y los organismos nacionales y provinciales ejecutores de políticas públicas relacionadas”.

“Cuando hablamos de atención primaria de hábitat, en esta situación particular de pandemia, apuntamos a identificar las problemáticas más críticas de las viviendas y de los barrios que impiden llevar adelante el aislamiento por una cuestión de hacinamiento, falta de agua y servicios de infraestructura o falta de trabajo, al no poder resolverlo desde el hogar. Es decir detectar aquellas condiciones específicas que impiden sostener el aislamiento”, detalló el investigador.

La propuesta se apoya en la experiencia del equipo de investigadoras, docentes y becarios del Centro Interdisciplinario de Estudios Complejos de la FAU, que viene trabajando en las problemáticas del hábitat popular desde las diversas líneas de investigación, impulsado acciones desde la extensión en vínculo con organizaciones socio-comunitarias barriales, y generando propuestas de formación de grado y posgrado sobre la problemática.

En este contexto, se hace necesario diseñar medidas que apunten a abordar las problemáticas más urgentes del hábitat. La idea de atención primaria apunta a hacer foco sobre aquellas problemáticas socio-habitacionales vinculadas a las condiciones físicas de la vivienda, las condiciones socio-económicas y culturales de los hogares, el acceso a servicios básicos, condición de los espacios comunes, movilidad e infraestructuras de salud, educativas y socio-comunitarias. Asimismo, implica reconocer los saberes y capacidades de producción de sus espacios, que los propios pobladores desarrollan para habitar sus territorios, resolviendo desde su vivienda individual, hasta los espacios comunes y conexión de servicios con los recursos que cuentan.

En este sentido, Curtit expresó: “las acciones que apunten a la mejora de las condiciones socio-habitacionales debe apoyarse en procesos de participación activa y revalorización de los saberes y capacidades existentes en los barrios populares. A ello se vincula, también, la necesidad de generar trabajo en los barrios y disminuir la circulación. Medidas que requieren apoyarse y articularse con los espacios de organización socio-comunitaria, que facilitan el acercamiento y multiplicación de las acciones. Nuestro trabajo se focaliza en realizar un relevamiento y elaborar un programa de articulación entre los barrios y los organismos provinciales que  definen las políticas públicas y que tienen capacidad de actuación”.

Por otro lado, “apuntamos a fortalecer los vínculos de la Universidad con los problemas de la sociedad y con el diseño de políticas públicas, sobre la base de una construcción de conocimientos que se co-produzca con los actores sociales de los territorios vulnerables. Esto implica generar instancias de vinculación entre docencia, extensión e investigación, trabajando conjuntamente con las instituciones públicas y con los actores sociales y políticos de los barrios populares” concluyó el director del proyecto.

El equipo de trabajo dirigido por Magister Arquitecto Guillermo Curtit, está integrado por las investigadoras coordinadoras: Dra. Arq. Eugenia Durante, Dra. Lic. Sociología Sandra Ursino, el investigador Lic. Geografía Luis Adriani y la Arq. María Soledad del Cueto en representación de una de las instituciones provinciales destinatarias, conjuntamente con un importante número de colaboradores.