La violencia viste de The North Face, ojito

Compartir en:
“No soy nada, no soy nadie” por Federico Vargas. Columna de opinión desde Barcelona, especial para Post Político. Además escuchá la entrevista realizada en Post Politico Radio (FM Nuevos Aires, 99.7, jueves de 14 a 16).

 

Mamá tengo miedo… ¿Por qué dicen que somos violentos? ¿Papá es malo por detener el tráfico en carreteras? ¿Mamá somos sediciosos por salir a cantar a la calle con toda esa gente?

De cara al mundo… sí. Por favor, vivo aquí. Si los pibes que insisten una y otra vez en llamar violentos van vestidos con chaquetas de montaña, a la última. No veas que nivel llevan nuestros antisistemas.

El Gobierno Español, vía Poder Judicial, no sabe qué hacer. Los Presupuestos Generales del Estado entran en fechas de caducidad. El PP no tiene apoyo para su aprobación. Es que los integrantes del PNV, mundialmente conocidos como los vascos, no levantarán sus brazos en la Cámara mientras el 155 esté vigente en Catalunya. Para más INRI los llamados “Constitucionalistas”, que son los que aprobaron los fondos al Valle de los Caídos, monumento a Franco, para simplificar, no paran de querer vender una imagen de Catalunya al mundo que es mentira.

Para vuestra información, aquí nadie se pega en la calle, de hecho los golpes son de la policía. El independentismo es un movimiento pacífico, lo ha sido desde el primer día.

El PP se desespera y Ciudadanos ante la pasividad del nauseabundo Partido Socialista Obrero Español (sólo guarda las palabras partido y español, de socialistas… nada, obrero… jaja), sigue sumando adeptos, por odio se gana más que por justicia. Se olvidaron todos que los rebeldes de antaño eran los Franquistas, los golpistas, los que derrocaron a base de bombas una República. Gracias Hitler… Benito que guapo eres, saludaba el Generalísimo a sus compis de genocidio.

Mientras tanto, ¿nadie se pregunta por qué Puigdemont se mete una paliza de 30 y pico de horas en coche? Mejor aún, cuando se genera la Euroorden se emite cuando el President estaba de paseíto reivindicativo por Finlandia. Los finlandeses la retrasaron porque había partes sin traducir. Pues, se paseó por los países nórdicos sin incidentes y en Alemania cayó, pillado. En este país las leyes parecen más favorables a los fines constitucionalistas. A Puigdemont se le llama de muchas maneras, pero tonto no, eso seguro. ¿Casualidad? ¿Causalidad?, ya veremos.

Detenido el President, destituido por una ley mundialmente dudosa, las calles de Barcelona se vistieron de cánticos y marchas, multitudinarias todas. Palos de nuevo, esta vez por parte de Lo Mossos d´Esquadra, policía autonómica de Catalunya que está a la orden del Gobierno Central por el 155. Por las redes sociales giran videos que demuestran que las cargas han sido sin motivo aparente, es decir, no por respuesta a actos violento. Los contenedores quemados y demás menesteres son posteriores. Salieron a repartir y a dispersar.

Comienza la guerra de la desinformación. Se acusa a los independentistas de incitación al odio, pero exponerse a Televisión Española o Telecinco es cargarse de ganas de linchar catalanes. La estrategia yace en dar un alud de noticias anticatalanistas al resto de Europa. Presionar al Bundestang y de paso comprar unos cinco avioncitos militares, submarinos y vender más caca al extranjero. Los discursos hablan de derechos humanos mientras mandamos a los campos de concentración (no sé cómo describirlos) libios a miles de desesperadas almas que intentan cruzar un mar plagado de hipocresía y de falta de humanidad. Ahí mueren.

Catalunya está pegando muy y mucho al egoísmo centralista. Mientras la futura reina quita con desprecio la mano de su abuela ante la aprobación de la reina madre y Epi y Blas miran atónitos la escena y las teles basuras se relamen ante la ola de horas inútiles que harán pagar a sus alelados espectadores. Mientras otro cargo del PP lucha con despreciable talante soberbio ante la denuncia de poseer un Master falso. No tienen vergüenza, eso es cosa de la chusma.

España se retroalimenta de Catalunya, que mejor que ver a otros quemándose en la hoguera, pero las cenizas vuelan y más tarde o más temprano la verdad saldrá.

Personalmente creo que es hora de reagruparse, de quitar el 155 y seguir la lucha desde un escenario nuevo, fresco y más lleno de ideas que de ideales. No se puede pelear como Ghandi, sus adeptos no tenían nada que perder. Aquí podemos perder el Iphone, el netflix, las nike y los ridículos Napapajiris o cómo demonios se llamen. Por suerte la gente se organiza y eso asusta.

Mami… dicen en la tele que papa y tú sois etarras. No hija, Papá quiere que vivas en mundo más justo. Papá y mamá son del Comitès de Defensa de la República (CDR). Pero mamá en la tele dicen que sois violentos…. Pero no hija… sólo somos papá y mamá. Sobrinos, abuelos, nietos, amigos… ciudadanos de Catalunya.

Nota aparte: Hay voces que acusan a la CUP de organizar actos vandálicos y coordinarse con los CDR. Vuelvo a escribir por si no queda claro: son antisistemas, correcto, pero ninguno de sus dirigentes han sido acusado de malversación alguna y como está el patio seguro que el Gobierno Central han revuelto cielo y tierra.

Ya explicareis los gastos del CNI, de la Policía Nacional, de la Guardia Civil, de los presos políticos, de los gastos judiciales. El tiempo pasa y es implacable.

Puigdemont, ¿Mártir?

Al gran pueblo argentino… salud.

Escuchá el audio completo: