Las bicis eléctricas: Una nueva forma de trasladarse en la ciudad

Compartir en:
La Plata ya es testigo de una nueva forma de trasladarse por la ciudad de manera económica, sustentable y saludable con las bicicletas eléctricas que tienen hasta una autonomía de 50 kilómetros de distancia con una carga completa de la batería, pudiendo extender aún más la distancia si se emplea el pedaleo normal.

 

La bicicleta como alternativa al transporte público ya no es una novedad, al igual que su utilización de forma recreativa ha crecido de manera exponencial en los últimos años, en gran medida, gracias a la inversión en la infraestructura necesaria y la construcción de bici-sendas. En las grandes ciudades a nivel mundial no es algo que sorprenda ver bicicletas públicas disponibles para aquellos usuarios que prefieren dicho transporte para ir al trabajo, para realizar un paseo o que sea meramente una cuestión de actividad física.

Uno de los grandes beneficios que propina esta nueva modalidad para trasladarse es el económico ya que con la utilización de las bicicletas eléctricas se evitan el aumento en los costos del combustible, como así también la suba de los pasajes en el transporte público. Además dicho vehículo tiene un poder ecológico fundamental, con el que se evitan los altos niveles de contaminación, tanto en el aire como así también sonora, que generan aquellos que tienen combustión interna.

En La Plata, por el año 2015 se fundó Rodar Electric, una empresa realizada por emprendedores locales que hoy en día llevan más de 2500 bicicletas eléctricas vendidas en todo el país, con una variedad de tres modelos principales de bicicletas. Entre los más destacados se encuentran la VR, que es la primera mountainbike eléctrica de Latinoamérica; La time, es la plegable más innovadora del mercado; y la Ge Road, la rueda que transforma cualquier bicicleta convencional en eléctrica.

Además el compromiso social de esta empresa llevó a desarrollar un dispositivo que se puede colocar a las sillas de ruedas y permitirles a aquellos usuarios con inconvenientes físicos una independencia en la movilidad, sin necesitar de un tercero para poder trasladarse. El Ge GO, como fue denominado, se coloca en las sillas de ruedas convencionales, transformándola en eléctrica sin pagar los altos costos que tienen las que se venden en el mercado.

La concientización creciente por parte de la sociedad respecto a su salud y bienestar, ha llevado a que el paradigma del transporte vaya evolucionando, pudiendo conjugar la comodidad y la sustentabilidad, convirtiéndose en una alternativa óptima para los desplazamientos dentro de la ciudad, con un mínimo efecto sobre el medio ambiente, por encima de cualquier otro vehículo. En la actualidad trasladarse de forma segura, rápida, económica, sin depender de congestionamientos de tránsito, es gracias a la bicicleta eléctrica, el medio de transporte del futuro que ya se disfruta en el presente en Argentina.

Con estas bicicletas eléctricas se evitan gastos de patentamiento, licencia de conducir, patente o tomarse la cabeza ante cada aumento de combustible. Además, las distancias se acortan y se podrá llegar casi sin transpirar al destino, ya que los modelos que se encuentran a la venta tienen distintas velocidades que van desde 25 km por hora hasta los 50 km/h en las más potentes, con una autonomía que permita recorrer entre 25 y 50 km también. 

Juan Martín Savage, gerente comercial de Rodar Electric nos cuenta: “Hoy sentimos el reconocimiento a partir de ver lo que pasa en la calle. Cuando la gente prueba la bici eléctrica le encanta, mejora su vida”. Además destacó que “en cuanto al traslado, la libertad, el no llegar transpirado al trabajo y demás ventajas que hacen que las bicicletas eléctricas sean la mejor opción”. 

La gran aceptación y el alcance que tuvo la venta de bicicletas eléctricas en los últimos años en la región  hicieron que el local que tiene Rodar Electric en calle 7 y 34 les quedará chico, buscando la expansión hacia la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, teniendo un punto de venta en el microcentro porteño para poder adquirir el vehículo del futuro.