No al paro de los reyes de la soja

Compartir en:
Desde la UTEP agraria junto a otras organizaciones con miles de pequeños productores y productoras, comunidades campesinas e indígenas de todo el territorio argentino, respaldan las políticas agro-alimentarias llevadas adelante por el gobierno nacional.

 

El nuevo régimen de retenciones, que fue aprobado por ley, beneficia impositivamente a más del 70% de los productores sojeros, además de impulsar y apoyar las economías regionales.

En ese sentido, desde el espacio advirtieron que “rechazamos enfáticamente el intento de extorsión y desestabilización que algunos sectores concentrados y corporativos del agro han planteado en estas horas. Quienes hoy llaman al paro por aumento de 3 puntos porcentuales solo aplicable a los 2600 más concentrados empresarios de la soja no tienen ningún interés ni compromiso con la situación de los medianos y pequeños productores y productoras”.

Además, “Entendemos que allí está expresada la voz de ellos, quienes fueran partícipes y beneficiarios por las políticas de devaluaciones y liberalización comercial del gobierno anterior, las cuales tanto han lastimado a nuestro pueblo. Muchos de ellos hasta hace unos meses ocupaban cargos en la administración pública y fueron garantes de la fuga de capitales y del crecimiento indiscriminado de una deuda que afecta el derecho a la alimentación de más de la mitad de los niños y niñas de nuestro país”.

“Tal como nos hemos expresado anteriormente, entendemos que la implementación de una política de retenciones segmentadas y de compensaciones sectoriales y regionales es, además de absolutamente justa y consensuada, un paso esencial para una mayor justicia fiscal y distributiva, con miras a garantizar recursos para asegurarnos que nuestro pueblo coma y mejore la calidad y condiciones de vida de las familias de pequeños productores agropecuarios”, agregaron desde UTEP.

Continuando en la misma línea, afirmaron: “Es cada vez más evidente la necesidad de que se tomen decisiones en pos de la redistribución tanto de las riquezas obtenidas de nuestro territorio, como también del acceso a la tierra para las manos de pequeños y medianos productores y productoras. Es la única alternativa para un proyecto de desarrollo nacional que ponga en el centro del debate el Buen Vivir de nuestro pueblo, y no la rentabilidad del 1% que representan los intereses del capital concentrado nacional y transnacional”.

Por último, ya en el cierre del comunicado: “La soberanía alimentaria es una de las banderas que siempre hemos levantado y entendemos que las decisiones soberanas que el gobierno nacional pueda tomar con respecto a esto siempre serán apoyadas por nuestro sector. Los y las pequeñas productoras somos parte de la solución aportando todos los días nuestro trabajo, de sol a sol, produciendo los alimentos para las mesas de todos los hogares de nuestro país”.