Nuevo informe de CEPA sobre la extensión de los Créditos Argenta

Compartir en:
Desde el centro de estudios indican que la estrategia del Gobierno ha sido compensar la pérdida de poder adquisitivo de 2016 y 2017 con la masificación de los créditos Argenta.

 

 

A través del decreto 516/2017 el Gobierno decidió extender los créditos Argenta otorgados por ANSES a quienes cobran prestaciones del ANSES como AUH, pensiones no contributivas y salario familiar.Desde la asunción de Cambiemos el consumo tuvo una evolución negativa. Sin embargo, los datos al segundo semestre de 2017 muestran una leve mejora que respecto del primer semestre como respecto de 2016.¿A qué se debe esta evolución? Frente a la caída del poder adquisitivo Cambiemos apostó a “ampliar” la capacidad de compra de los beneficiarios de las jubilaciones, AUH, salario familiar y pensiones a través del endeudamiento utilizando los recursos del ANSES (Programa Argenta).

La evolución del poder adquisitivo de AUH, Jubilaciones y Pensiones No Contributivas

Desde la asunción de Cambiemos el poder adquisitivo de las jubilaciones se retrajo sensiblemente. En 2016 y 2017 promedió una pérdida de 8,3% y 2,1% respectivamente en relación a 2015. Estos valores, en relación al monto anual de la jubilación media implican una pérdida en pesos a valores de diciembre de 2017 de $14.592.En el caso de la AUH, la evolución es similar. La pérdida de poder de compra fue de 7,1% en 2016 y 7% en 2017, lo que implica en pesos de diciembre de 2017 un total de $2.381.No resulta diferente la situación para las pensiones no contributivas, que perdieron 9% y 8,9% de poder adquisitivo en 2016 y 2017 respectivamente, sumando $12.269.

La “solución” del Gobierno: créditos para todos

Si se toma en cuenta la información disponible de ANSES, en el segundo semestre de 2017 los créditos ascienden a $56.000 millones.Con dicha información se puede concluir además que se ha endeudado el 60% de los titulares de AUH, el 42% de los beneficiarios de pensiones no contributivas, el 41% de los beneficiarios de pensiones de adultos mayores, el 8% de los jubilados y el 9% de los que cobran salario familiar. En promedio, el 20% de los titulares se encuentra endeudado.La suma de la deuda de los titulares de AUH asciende a casi 3 veces lo que cobran en un mes, mientras que es de dos veces en el caso de beneficiarios de pensiones no contributivas y de adultos mayores. En el caso de los jubilados, asciende a “sólo” el 30% de lo que perciben mensualmente y al 58% en el caso de perceptores de salario familiar. En promedio, se han tomado créditos por el 60% de lo que perciben en un mes el conjunto de los titulares.

Endeudarse para mantener el consumo

Resulta evidente que la estrategia del Gobierno ha sido compensar la pérdida de poder adquisitivo de 2016 y 2017 con la masificación de los créditos Argenta. En el mejor de los casos sosteniendo el mismo consumo pero endeudándose el titular del beneficio.Así entonces, los jubilados perdieron unos $98 mil millones en los dos años, pero se endeudaron por algo más de $21 mil millones. Es decir, tomaron créditos por el 22% de lo que perdieron.En el caso de los beneficiarios de la AUH, perdieron en conjunto durante 2016 y 2017  unos $9,25 mil millones, y se endeudaron por casi $14 mil millones. Es decir, el 66% de su endeudamiento se explica por la pérdida de poder adquisitivo, o dicho de otro modo, se endeudaron por un 50% más de lo que perdieron de poder de compra.Finalmente, los beneficiarios de pensiones no contributivas (PNC) tomaron deuda por $16,5 mil millones y perdieron unos $18 mil millones en los dos años. Es decir, tomaron créditos por el 91% de lo que perdieron.

Los intereses de la deuda. El cambio de tasa.

Los créditos ofrecidos por ANSES implican cuotas que van de 12 a 60 meses para jubilados (con montos de $1.000 a $60.000), de 12 a 24 meses en beneficiarios de AUH ($1.000 hasta $5.000) y de 12, 24 y 36 cuotas para los titulares de PNC, madres titulares de AUH con 7 hijos y PUAM (hasta $12.000).Si bien la tasa ofrecida para los créditos resulta menor a la del mercado, a contramano con el relajamiento de tasas impulsado por el BCRA, resulta sintomático que entre noviembre de 2017 y enero de 2018, se modificó el Costo Financiero Total de los endeudamientos, que superó el 30%.

La caída del consumo: los datos oficiales

Desde la asunción de Cambiemos el consumo tuvo una evolución negativa. En 2016 las ventas de supermercados y de centros de compras publicadas por INDEC muestran en términos reales una caída de 10% y 13% respectivamente. La supuesta recuperación del poder adquisitivo en 2017 iba a significar el repunte del consumo. Sin embargo, los datos de 2017 expresan que no sólo no hubo recuperación de esos valores, sino que incluso se profundizó la caída: en lo referido a ventas de supermercados la reducción es del 4% y mientras que en los centros de compras la caída es de 8% (considerando la inflación de INDEC). Asimismo, los datos disponibles del organismo a valores constantes ilustran la misma evolución: la comparación de abrilnoviembre 2017 en relación a 2016 resulta en 0% y -1% respectivamente. A esto es posible adicionar el análisis Consumer Insights de Kantar Worldpanel, que mostró que la canasta de consumo masivo cayó un 1% en el 2017 con respecto al año anterior.

De todas formas, cabe indicar que el segundo semestre de 2017 fue levemente mejor que el primero. Si se comparan las ventas en términos reales de supermercados y en centros comerciales el primer semestre de 2017 fue 7% y 12% inferior al mismo período en 2016, mientras que el segundo semestre (estrictamente julio a noviembre ya que aún no se cuenta con la información de diciembre de 2017) es de -1% y -3%. Se puede agregar que Kantar Worldpanel, indicó que hubo recuperación registrada durante septiembre, octubre y noviembre, aunque no continuó en diciembre. ¿A qué se debe esta evolución? Frente a la caída del poder adquisitivo Cambiemos apostó a “ampliar” la capacidad de compra de los beneficiarios de las jubilaciones, AUH, salario familiar y pensiones a través del endeudamiento utilizando los recursos del ANSES (Programa Argenta).