Renal Point, ganador de la exitosa competencia latam 100k

Compartir en:
Un desarrollo conjunto de la Universidad Nacional de La Plata y la startup Gisens Biotech, para enfermedades renales, resultó ganador de la competencia 100K LATAM que tiene por objetivo impulsar las empresas jóvenes con capacidad de generar impacto en América Latina y el Caribe.

 

Se trata del Renal-point, un dispositivo de monitoreo portátil y de bajo costo para la medición de indicadores claves de enfermedades renales, una invención del Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas (INIFTA-UNLP-CONICET), y la empresa Gisens.

El concurso fue organizado por el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), con el apoyo del MIT (Massachusetts Institute of Technology) Sloan Latin America Office, con el objetivo de generar un aporte al desarrollo económico, social y/o ambiental en países de la región.

El certamen incluía tres categorías distintas en función de la madurez de la idea: Pitch, Accelerate y Launch. Renal- point fue el único proyecto argentino en obtener el primer premio. Lo hizo en la categoría Accelerate cuyo objetivo es apoyar ideas o emprendimientos en fase de desarrollo y se hizo acreedor de 20 mil dólares. Los 15 proyectos finalistas fueron evaluados por un jurado de especialistas de la industria, entre académicos y emprendedores. 

El Renal-point es un dispositivo de monitoreo portátil de bajo costo que permite medir los indicadores claves de la enfermedad renal. Consta de dos partes: un módulo sensor muy pequeño, del tamaño de una moneda, y un módulo electrónico que realiza la medición electroquímica y que está conectado por bluetooth con el celular. Mediante una aplicación que está en desarrollo, el paciente podría realizar la medición de los indicadores renales utilizando una gota de sangre.

El sensor está creado a base de grafeno, un material nanotecnológico ultrasensible que, con apenas una sola gota de sangre, permite medir los valores de falla renal y arroja resultados inmediatos y confiables.

La enorme relevancia de este invento es su potencial para mejorar el tratamiento y la calidad de vida de los enfermos renales. Es que, al poder medir el estado de salud del paciente, permitiría disminuir la frecuencia de los tratamientos de diálisis.

Este desarrollo posee la particularidad de que sus sensores utilizan una tecnología de última generación denominados transistores de grafeno de altísima sensibilidad, que no requieren el uso de marcadores químicos ni soluciones reactivas. Al ser un dispositivo portátil y simple en el método de utilización, hace que cualquier paciente lo pueda utilizar fácilmente desde su casa.