Se realizaron controles sintomáticos a 3 mil vecinos

Compartir en:
Con operativos sanitarios en 7 localidades, la Municipalidad de La Plata continua con la búsqueda activa de casos sospechosos de COVID-19 y en ese marco se realizaron controles de temperatura y testeos olfativos a más de 3 mil vecinos y vecinas de distintos barrios populares.

 

A partir de un trabajo articulado con los comités de crisis barriales y el gobierno de la Provincia, durante los últimos días se realizaron controles sintomáticos en Altos de San Lorenzo, Ringuelet, Tolosa, Villa Castells, City Bell, Hernández y Los Hornos. Los mismos incluyeron pruebas de temperatura y olfativas a un total de 3.751 personas.

Al respecto, el secretario de Salud local, Enrique Rifourcat, detalló que “las intervenciones se realizan con la previa elaboración de un mapa estratégico de las zonas a recorrer, donde desplegamos un trabajo casa por casa y en comercios esenciales con el objetivo de detectar síntomas asociados al virus COVID-19”.

Conjuntamente, el Municipio avanzó con trabajos de desinfección de calles, veredas y frentes de comercios y viviendas en distintos barrios del Casco Urbano y City Bell.

“En cada barrio se hace un doble barrido de las superficies: primero se limpian las calles, veredas y frentes de comercios de cercanía con agua y jabón y, luego, se desinfectan con solución clorada”, explicó Rifourcat.

Los comités de crisis barriales se sumaron al cronograma de operativos

Como se anticipó, el último viernes los comités se incorporaron a los operativos sanitarios que se llevan a cabo todos los días en distintas zonas de la ciudad, permitiendo aumentar la cantidad de localidades intervenidas.

Con sus propios equipos de trabajo y bajo la coordinación del Ministerio de Salud bonaerense y la Municipalidad, en la primera jornada se llevaron adelante controles sintomáticos en la localidad de José Hernández, donde realizaron pruebas a 170 vecinos y vecinas con visitas casa por casa.

Cabe recordar que, con el objetivo de responder a la demanda y aumentar la capacidad operativa, la Secretaría de Salud municipal y la Región Sanitaria XI del Ministerio de Salud bonaerense definieron un protocolo de actuación para cada comité; mientras que el intendente Julio Garro puso a disposición de cada uno termómetros digitales para llevar adelante las tareas.