Segundo Parlamento de Mujeres en Diputados

Compartir en:
La diputada Florencia Saintout encabezó el Segundo Parlamento de Mujeres de la provincia de Buenos Aires bajo el lema “El ajuste en la vida de las mujeres, hacia la construcción de un presupuesto Provincial Feminista”.

 

Más de treinta mujeres y trans dieron su testimonio y presentaron propuestas para construir una agenda legislativa feminista. El evento fue organizado por las diputadas y diputados bonaerenses del bloque Unidad Ciudadana-FpV-PJ y su apertura estuvo a cargo de las diputadas provinciales Florencia Saintout, Lucía Portos y Mariana Larroque. También participaron la diputada nacional Laura Alonso y la ex diputada bonaerense Alicia Sánchez.

Florencia Saintout recordó que la primera edición del Parlamento de mujeres permitió llevar a la legislatura bonaerense un gran número de proyectos de ley y pedidos de informe y anticipó que las propuestas presentadas en la segunda sesión serán parte de los fundamentos para discutir el “presupuesto de ajuste que intentarán traer en la Provincia”.

Asimismo, la presidenta del bloque de diputados provinciales de Unidad Ciudadana-FpV-PJ consideró que espacios de participación y organización colectiva como el Parlamento “son imprescindibles en un momento como éste, de tanta ofensa, de tanta persecución, de ajuste infernal al que intenta someternos este gobierno” y señaló que esto es especialmente visible en el presupuesto presentado por el ministro de hacienda, Nicolás Dujovne, que no contempla las problemáticas de las mujeres.

Respecto a la situación de la provincia Buenos Aires, Saintout evaluó que la gobernadora María Eugenia Vidal “ejerce políticas despiadadas contra todos los bonaerenses y especialmente contra las mujeres”. La vuelta de los trueques y la multiplicación de ollas populares, fueron algunos de los ejemplos que mencionó la diputada provincial como actividades organizadas mayormente por mujeres.

“Si hay una imagen de este tiempo histórico es la panza de una maestra con la panza escrita, torturada, con un “no a las ollas”. Es un símbolo infernal del proyecto del saqueo y del machismo que siempre es también un proyecto de saqueo”, reflexionó, para luego agregar que “la olla puesta en la calle es porque no puede estar en la casa y no puede estar en la escuela. Es un feminismo que es profundamente político y solidario”.