Super Bowl: El deporte de los millones, en Estados Unidos

Compartir en:
Pasó una nueva edición del Super Bowl, la 52 de su historia, con niveles de audiencia bastante menores a lo de años anteriores aunque por encima de los 100 millones de espectadores. Un deporte de multitudes estadounidenses porque en el resto de los países la importancia que se les da es significativamente menor. Por Jerónimo Salinas especial para Post Político.

 

Si de espectáculos deportivos hablamos, sin duda que no podemos dejar afuera al último partido de temporada del Football Americano, que en la edición 52 quedó en manos de las Águilas de Philadelphia. El famoso Super Bowl, que en los Estados Unidos suele estar dentro de los 10 programas más vistos del año, en esta parte del planeta lo solemos conocer más por los shows que se dan en el entretiempo, en el caso de este último a manos del reconocido cantante Justin Timberlake, que por el deporte en sí mismo.

Comparando a la audiencia específica del gran deporte estadounidense con la de otros eventos deportivos, todavía se encuentra bastante lejos de lo que fue la final del mundial de futbol de Brasil entre Alemania y Argentina, un recuerdo poco grato que aun hace mella en los argentinos, que sigue siendo el encuentro más visto en el Planeta Tierra con 1.000 millones de espectadores, por encima de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 que atrajo a 900 millones.

En lo que respecta mera y exclusivamente al Super Bowl, y al football americano, aún está bastante lejos de dichas cifras, aunque no dejan de ser significativas ya que la edición 51 realizada el año pasado registro, con el show de Lady Gaga en el descanso, una suma de 117 millones espectadores mundiales, para un deporte que es extremadamente popular en los Estados Unidos y no tanto en el resto del globo terráqueo.

A lo largo de la última temporada de la NFL, National Football League, se habían registrado bajas en la audiencia que terminaron viendo reflejados al momento de analizar la edición 52, con 103,4 millones de espectadores fue el menos visto de los últimos ocho años, en una línea descendientes de los últimos con el pico en 2015 con 114,4 millones. A pesar de esto el Us Bank Stadium de Minnesota colmó sus 66.000 espectadores que pagaron las entradas entre 950 y 5000 dólares, precio oficial, aunque en la reventa estuvieron entre los 2.900 y los 100.000 dólares.

Ser uno de los programas con mayor audiencia a lo largo del año en el país norteamericano lleva a las marcas multinacionales a que inviertan millones por escasos segundos de publicidad intentando llegarle al espectador que se encuentra detrás del televisor, computadora, Smartphone o hasta consolas de videojuegos. En el Super Bowl LII se gastaron alrededor de 418 millones de dólares a través de la publicidad, teniendo en cuenta que un espacio en la televisión estadounidense costó por encima de los 5 millones de dólares.

El consumismo de los espectadores llevó a que las Nike Air Jordan III que estrenó Justin Timberlake en el espectáculo de medio tiempo se agotaran en cinco minutos, a un precio de 200 dólares cada par de zapatillas. Como estrategia muchas marcas utilizaron a grandes figuras como Cindy Crawford en el comercial de Pepsi, Morgan Freeman con Doritos, Anthony Hopkins en el de Amazon o Danny DeVito con los confites de M&M, haciendo que sean de los comerciales tuvo el último Super Bowl.

Uno de los grandes ganadores con el triunfo de los Eagles de Philadelphia es la tienda de ropa de NFL Fanatics, que aunque aún no se dieron a conocer las cifras, todo el merchandaising del conjunto campeón tendrá mayor relevancia debido a que para las Águilas es su primer título de la historia. Distinto hubiera sido si el elenco ganador era los Patriotas de New England, ya que estos tienen cinco campeonatos y sus aficionados repletos de dichas indumentarias.

A pesar de todas estas variables, en nuestro país no es un espectáculo que se le dé mucha importancia ya que a pesar de haber sido Trending Topic en Twitter en Argentina, durante lo que duró el Súper Bowl, la audiencia no llegó al millón sumando las tres señales deportivas que los pasaron, con la transmisión de Fox y las dos señales de ESPN uno en español y otro en inglés.