UNLP y Abuelas trabajaran en conjunto en la ex Comisaría 5ta

Compartir en:
La Universidad Nacional de La Plata, con su presidente Fernando Tauber, firmó un convenio con la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo,con la titular Estela de Carlotto, para realizar actividades conjuntas en el hoy, Espacio para la Memoria.

 

De esta manera, la casa de estudios platense reafirma su compromiso de Memoria, Verdad, Justicia y Reparación, donde se realizarán distintas actividades en el Ex Centro Clandestino de Detención “Comisaría Quinta”, ubicada en diagonal 74 entre 23 y 24 de esta ciudad.

En el acto donde se rubricó la firma estuvieron presentes también el secretario General de la Universidad, Patricio Lorente, el secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Santiago Canton, y el nieto recuperado, Leonardo Fossati, quien nació en cautiverio en propia Comisaría. Participaron además decanos, autoridades de la Universidad, y representantes de organismos de derechos humanos.

Cabe recordar que la Comisaría Quinta de La Plata funcionó como Centro Clandestino de Detención (CCD), entre los años 1976 y 1978. Pasaron por allí aproximadamente 200 víctimas del terrorismo de estado, detenidas-desaparecidas, entre las cuales se encuentran numerosos miembros de la comunidad universitaria. Tres embarazadas dieron a luz en ese lugar y dos de aquellos niños nacidos en cautiverio, han recuperado su identidad: Leonardo Fossati Ortega y Ana Libertad Baratti de la Cuadra.

Luego de varias gestiones, el 23 de marzo de este año, la Asociación de Abuelas y la Provincia de Buenos Aires firmaron un convenio creando el Espacio para la Memoria y la Promoción de los Derechos Humanos Ex Centro Clandestino de Detención “Comisaría Quinta”. En ese acuerdo se le concedió a la Asociación el uso del inmueble, conservando su destino de Espacio para la Memoria.

A partir de la firma de este acuerdo, la UNLP y Abuelas realizarán actividades de extensión, investigación y educación a través del dictado de seminarios, cursos de formación y capacitaciones dirigidas a docentes, no docentes y estudiantes. Además, en este Espacio de Memoria se diseñará un recorrido con una referencia especial de los miembros de la UNLP detenidos, desaparecidos o asesinados por el terrorismo de Estado que pasaron por ese predio. El lugar contará con visitas guiadas para estudiantes y miembros de la comunidad universitaria.

Durante el acto, Tauber señaló que “es un orgullo poder acompañar esta gesta de Abuelas y formar parte de la reconstrucción de este espacio para la Memoria. Es una forma de rearmar la ciudad, transformar los sitios de violencia y de amenaza en sitios de democracia, de libertad y enseñanza. Pr eso, trabajar en este espacio va a ser un estímulo para toda la comunidad universitaria”.

Por su parte, Estela de Carlotto se refirió a este acto como “un momento histórico para las familias de los 30 mil desaparecidos”. Y recordó una frase contundente: “Nos quisieron matar y nos sembraron –dijo-, porque lo que estamos haciendo hoy acá es producto de esa siembra. No se perdió a los hijos e hijas. El ejemplo de ellos nos acompaña y nos da alimento para esta lucha diaria de cuidar la democracia y los derechos humanos”.

La prosecretaria de Derechos Humanos de la UNLP, Verónica Cruz, remarcó que “resulta de vital importancia en el Proceso de Verdad y Memoria transmitir a los estudiantes de grado y pre grado la historia reciente de nuestro país, el plan sistemático de exterminio y de apropiación de niño ocurrido durante la última dictadura cívico – militar, y específicamente lo ocurrido en el Centro Clandestino de Detención que funcionó en la ex Comisaría 5ta”.

La presencia de las Abuelas de Plaza de Mayo en las aulas de las instituciones educativas es una de las herramientas de difusión de su trabajo, la búsqueda de sus nietos y nietas para contribuir al proceso de Memoria, fortalecer y asegurar el “Nunca Más”.