Comenzó octubre y no queda otra que meterle


Llegó octubre y los argentinos y argentinas nos pusimos de acuerdo en algo: todos despedimos con tristeza a Quino. Al parecer, no era tan difícil lograr consensos y que todos estemos de acuerdo en algo.

También con octubre llegan números más altos de positivos por día en el país, ya estamos por arriba de los 14.000. Lo que todavía sigo sin poder comprender es que haya gente que festeje el crecimiento de este número. A veces, no puedo entender que odien tanto al país, a la gente que lo habita, que tengan tanto resentimiento contenido. Les confieso que muchas veces me gustaría poder comprender a qué se debe. En fin, creo que con respecto del corona vamos a tener que bajar la ansiedad y afrontar una lucha día a día a largo plazo. Veo lo que está pasando en Europa y ya no pienso la pandemia en meses, sino en años. Tengamos paciencia y diálogo, en mayor o menor medida, el estado argentino le esta haciendo frente.

Hablando de diálogo y estado, mientras muchos fogonean la mano dura, la represión y las balas, el estado se hizo presente en Guernica y con mucha templanza está ayudando a reubicar a las familias que se encontraban en la toma de tierras. Insisto, con paciencia y con diálogo, escuchando al otro. Sería interesante retomar la práctica de escuchar al otro, y mucho más interesante la de tener empatía.

Bastante utópico lo mío. Solo basta con ver qué está pasando con los incendios en Córdoba como para perder la fe… Si no viste nada, te dejo una notita que lo explica muy bien.

Otro tema, el presi puso en marcha una batería de medidas para captar dólares de forma urgente y fortalecer las reservas del Central. Está jugando una carrera contra reloj y “los mercados” no le dan respiro. Se intenta llegar al año que viene con dólares adicionales del campo, la industria y la minería. Entonces, bajan las retenciones para todos, envían dos proyectos al Congreso para incentivar la construcción, buscan promover el crédito hipotecario y convocan al Consejo Agroindustrial para mediados de octubre. ¿Cambiamos la relación tóxica que tenemos con el dólar por el yuan?

Durante estos días, se estuvo hablando de meritocracia y cómo ya se hizo costumbre, los lectores nos mandan cositas que hay en la web. Hoy vamos a compartir un video que ejemplifica de manera muy sencilla algo que todos olvidamos: las diferentes ayudas que tenemos y otros/as no tienen.

Un tema que nada tiene que ver con la política, pero que me gustaría plantearlo para que nos repensemos a futuro a partir de la pandemia: ¿Puede una ciudad estar estresada? Sé que es sábado, pero me gustaría poder generarte ese bichito de pensarlo.  

Siguiendo con las grandes preguntas filosóficas, te dejo una para la semana que viene respecto de la baja audiencia en las clases vía zoom: ¿Y si los que le estamos pifiando somos los profesores?

Para cerrar este news, quisiera dejar un remix “made in siglo XXI” de la frase de Luis Barrionuevo: “en la Argentina tenemos que dejar de consumir Clarín y La Nacion (sin tilde, como lo usan ellos) durante dos años”.