Construyamos una nueva normalidad


Un nuevo año en pandemia, pero para la gente de TECHO eso no es impedimento de seguir llevando adelante su misión como ONG. A continuación, Gisella Gazzotti, Directora General TECHO La Plata te lo cuenta.

La pandemia de COVID-19 sigue presente en nuestras rutinas, ahora acompañada de algunas frases populares como: “tenemos que acostumbrarnos a vivir en esta nueva normalidad”. En estos tiempos, nos acostumbramos al uso constante del tapabocas para salir de casa, a no compartir el mate, al uso constante de alcohol en gel; a no abrazarnos.

En esta nueva normalidad, hay una realidad que es parte de nuestra sociedad, pero que, no todos/as notan. Una realidad que no es ajena a nosotros/as y que, debemos dejar de ignorar: la existencia de los barrios populares. De acuerdo con el Registro Nacional de Barrios Populares (ReNaBap), actualizado a diciembre de 2016, existen 190 barrios populares en el aglomerado del Gran La Plata, lo que incluye los municipios de La Plata, Berisso y Ensenada, con un promedio de antigüedad de 25 años.

En la realidad que enfrentan los barrios populares de La Plata, 9 de cada 10 (88,4%) hogares no cuentan con conexión formal a la red de energía eléctrica, el 93,7% de ellos tampoco posee acceso formal a la red pública de agua potable, y casi la totalidad de estos hogares carece de conexión a la red cloacal y de gas natural. Estos números, por más fríos que parezcan, materializan la difícil realidad que enfrentan miles de familias a diario. , Nos habla de lo estructural del problema, de la brecha y desigualdad persistente; mismo, de la necesidad que tenemos como sociedad de construir entre todos/as, políticas públicas integrales que tengan por objetivo desarrollar un genuino acceso al hábitat, de desarrollar ciudades accesibles e integradas, capaces de contener los cambios y demandas actuales y futuras.

Para citar un caso específico, el barrio El Retiro en nuestra ciudad, ubicado en calle 52 desde 155 a 168 aproximadamente, alrededor de 20 familias no tienen acceso al agua potable, por lo que todos los días buscan diferentes alternativas para dar soluciones parciales a esta problemática: cargar baldes en la vivienda de otro/a vecino/a, armar pequeños depósitos de agua ; juntar agua de lluvia, esperar hasta la noche a que otros/as vecinos/as habiliten mangueras y poder llenar bidones; son algunas de los paliativos. Desde la asamblea vecinal que TECHO acompaña, buscamos financiamiento para poder dar una respuesta a esta problemática que es urgente.

La realidad no espera, la urgencia nos llama a actuar en consecuencia de las necesidades más básicas y reales de las y los vecinos, para poder garantizar una mejor calidad de vida para todos y todas. Es indispensable garantizar el acceso a los servicios básicos en los barrios, tan indispensable y urgente que no podemos aguardar a que los nuevos contextos incluyan, poco a poco, las complejas realidades de las familias, porque incluso así, cuando todo esto pase, la realidad será mucho más compleja de afrontar que antes.

La pregunta que nos hacemos es, si esta normalidad llegó para quedarse, “¿cómo haremos para construir, como sociedad, un futuro más igualitario, equitativo y sin pobreza que nos incluya a todos y todas?”

Desde TECHO, buscamos construir una normalidad que contemple más y derechos para los y las habitantes de los barrios populares que construyen y gestionan su hábitat cada día. Para esto, invitamos a toda la sociedad a sumar su donación a la Colecta TECHO que realizaremos este 7, 8 y 9 de mayo en todo el país, con el objetivo de recaudar fondos que permitan construir 40 viviendas de emergencia y ejecutar 15 proyectos de infraestructura comunitaria. Para donar, pueden ingresar en colecta.techo.org.ar.