El Cinturón verde platense como impulsor del desarrollo regional


Por Julia Galizzi

Cuando nos preguntamos de qué vive la ciudad de La Plata, lo primero que se nos viene a la cabeza es el empleo público y el comercio entre otros, es decir, actividades que tienen que ver con la rama de servicios, y esto es así por la característica intrínseca que tiene la ciudad: al ser ciudad capital concentra la actividad pública en sus tres niveles de gobierno (nacional, provincial y municipal) y, por otro lado, se caracteriza también por ser una ciudad universitaria, por la gran concentración de universidades y centros de estudio.

Ahora bien, hay otras potencialidades que tiene nuestra región que tienen que ver con la cara productiva de la ciudad, relacionada con la producción local, y que debieran formar parte de la agenda pública, como es el desarrollo del cordón frutihortícola más importante de la provincia de Buenos Aires, que se encuentra aquí, en nuestra ciudad y le provee de alimentos a mas de 11 millones de personas.

La realidad es que este sector tiene muchos problemas y, con un estado ausente, difícilmente podrán ser revertidos. Uno de los problemas es la tenencia de las tierras, ya que solo el 10% es dueño. La mayoría son arrendatarios, con lo cual les es casi imposible adquirir un crédito para invertir, tanto en tecnología como en su propia vivienda, porque muchos productores y familias viven en condiciones realmente muy precarias: no tienen agua potable, gas en red, en fin, una serie de cuestiones que hacen a su forma de vivir y, por lo tanto, de producir. La propiedad de la tierra condiciona el desarrollo hortícola regional.  Otro problema es el estado de los accesos, de los caminos rurales que cuando hay inclemencias climáticas se vuelven intransitables; tampoco tenemos información oficial clara sobre cuántos productores trabajan en la principal quinta del país. Lo cierto es que si no conocemos este universo de productores es muy difícil elaborar y aplicar políticas acordes para el sector y que por lo tanto le den respuesta a sus problemas.


La industrialización de la ruralización

La Plata hoy es el principal proveedor de hortalizas frescas en el Gran Buenos Aires, con lo cual ampliar el mercado a través de la industrialización, agregándole valor agregado a los productos del cinturón verde, realmente seria una oportunidad de desarrollo para nuestra región y de generación de empleo genuino muy importante para la ciudad.

Pensemos que la Industria es la actividad que genera mayor empleo formal (explica 1 de cada 5 puestos de trabajo formales en el sector privado formal) y de allí su importancia estratégica.  Además de ser la actividad industrial el sector que más empleo formal genera de forma directa, también lo hace de una forma indirecta, ya que por cada puesto de trabajo directo se genera más de 2 indirectos en el resto de la economía.

Pero nuestra ciudad no cuenta con un plan de desarrollo industrial. Los parques industriales que son el futuro de la industria no forman parte de las prioridades de política pública. Pensemos en cómo se podría potenciar la producción a partir del desarrollo de un polo industrial agroalimenticio  en donde las empresas se sientan atraídas para desembarcar con sus inversiones, aprovechando las ventajas que surgirían de la concentración de éstas en sectores industriales o en parques industriales conectados con la producción local de manera de que se desarrolle la agroindustria en su mayor potencial. Pensemos también, en los efectos que esto podría tener sobre la generación de empleo, sobre todo de empleo formal.

En fin, nuestra ciudad cuenta con el cordón frutihortícola más importante del país, con un sector de parques industriales que están ubicados estratégicamente junto con la producción local frutihortícola y con un polo universitario de excelencia que, en conjunto y con los incentivos adecuados, pueden llevar a la producción local a su máximo esplendor. Las condiciones están dadas, es momento de poner en marcha el aparato productivo y potenciar las ventajas comparativas con las que contamos los y las platenses. Pero para esto es fundamental el acompañamiento del estado, con una mirada más productiva a través de políticas focalizadas en el sector, donde la prioridad sea la generación de trabajo y el desarrollo de la ciudad.