Fuaaaaaa la política


Por Rodrigo Romero Bazterrica

Y si, geeeeeente, sucedió, cortamos la mufa, la mala racha, sucedió lo que dice el refrán: cuanto más larga es la racha, más posibilidades de romperla.

Pues sí mi genteeeee beia, se cortaron 28 años de sequías de títulos oficiales para la selección mayor. Lo hizo Messi, el Dibu Martinez, De Paul, Montiel y una banda alocada que se sacó de encima una mochila pesadísima y llena de frustraciones y enderezó La Scaloneta para Qatar 2022.

Mucha injusticia del destino y del mundo del fútbol para con Argentina en general, y con Messi en particular… Ya está, empezamos a acomodar la cuenta.

La pregunta que siempre me hago es cómo puede ser que un país perdido en el culo del mundo, y con tantos problemas, suele pelearle mano a mano, en cualquier deporte, a las diferentes potencias.

La otra pregunta que suelo hacerme es si es posible hacerlo en lo deportivo, por qué no podemos hacerlo a nivel país. Y enseguida aparecen las respuestas por todos lados. Los 20-30 tipos y tipas que te manejan el precio del dólar blue, el precio de los alimentos, el precio de las telecomunicaciones, que te manejan las tapas de los diarios a gusto y piacere. Básicamente, nuestro día a día.

Una cagada, pero si hay una enseñanza que dejó la victoria de la selección y que es sumamente aplicable a nuestro día a día, es que los argentinos somos obstinados, cabezas duras y que, cuando se nos pone algo entre ceja y ceja, lo conseguimos (así nos lleve 28 años). Hasta me animaría a decir: muy taurinos (si sabes algo de signos, entendes perfectamente la metáfora).

Y, definitivamente, eso me da esperanzas de que mi generación, y las que nos siguen, vean a un país de pie. Como escuche por ahí una analogía que me encantó: no solo estamos atravesando una pandemia histórica, sino que también estamos atravesando la pandemia Macri.

Se vienen los cierres de lista y, donde leíamos “Juntos por el Cambio”, ahora solamente vamos a estar “Juntos” (otro día nos vamos a detener a hablar de esto porque discursivamente hay material para hacer dulce). La gran pregunta que uno se hace es: ¿Larreta fue el gran ganador? ¿O le soltaron la mano y lo dejaron solo para ponérsela en el medio de la frente? ¿Qué están viendo Patricia Bullrich y Jorge Macri que el alcalde de Capital Federal no ve? ¿Y Santilli? ¿Vidal?

Por el lado del Frente de Todos, si bien aún no se conoce mucho, cuando consultas sobre cómo viene el cierre, la respuesta es una declaración de principios: no nos caben dudas de que es con todos adentro, somos un frente.

Párrafo aparte para algunas cosas que vienen pasando…

Mientras que sube el precio de la soja, baja el euro, baja el riesgo país y otras tantas variables macro que demuestran que el país comienza a acomodarse… Subió el blue, cosas que solo pasan en este país.

Quilombete groso por el armamento que envió el gobierno de Macri a Bolivia, quizás termine mal o quizás logren frenarlo. Como lo hizo “ojitos color cielo” con la quiebra del correo.

Siguen llegando vacunas y ya no es un tema que preocupe. Anotá: el viernes a la noche llegaron 3.5 millones de Moderna (más el acuerdo firmado a inicios de la semana por 20 millones), Gamaleya dio el ok a las producidas por el laboratorio Richmond.

La provincia de Buenos Aires no solo ya abrió los vacunatorios para la gente mayor de 35 años, sino que también comenzó un plan de vacunatorios itinerantes en diferentes puntos del territorio bonaerense. La única condición es tener domicilio en PBA.

Ni hablar de que ya más de la mitad de los municipios de la provincia fueron declarados “Municipios Seguros” y hasta en un hospital de Mar de Ajo festejaron que fue la primera vez que no tuvieron a nadie internado por coronavirus desde el inicio de la pandemia.

Por último, se cerró la causa “Plan Qunita”: sobreseyeron a Gollán, Kreplak y Aníbal Fernández. La fiscal Gabriela Baigún concluyó que los principales sospechosos no cometieron ningún delito. Creo que sobran las palabras para con la diputada nacional de Juntos por el Cambio, Graciela Ocaña, quien fue la que hizo la denuncia penal por presuntas irregularidades en la compra de los kits.