Maradona, un análisis desde los ecosistemas digitales


Por Jerónimo Guerrero Iraola

25 de noviembre de 2020. Cerca del mediodía conocimos la noticia del fallecimiento de Diego Armando Maradona. Es cierto, la TV lo anunció, pero en lo personal (y luego le pasó a muchos/as con quienes lo hablé), nos enteramos por Whatsapp y redes como Twitter.

La lógica de vasos comunicantes en lo que concierne a la circulación de la información es impresionante. Un primer Whatsapp a las 13:09. Fede, con una foto sacada de costado al televisor, nos avisaba en el grupo “Banda” que “Maradona tuvo [había tenido] un paro cardíaco”. Silencio… inmediatamente después, un tsunami. En todos los grupos de la red social orientada a la mensajería del gigante Facebook, aparecían mensajes. “No lo puedo creer”; “Diego no”; o emojis de tristeza. En simultáneo, el timeline de Twitter comenzaba a hablar exclusivamente del genio del fútbol mundial. Veamos.

Tendencias en Twitter y Google

Paula González Ceuninck, de la consultora Seed Media Lab, expresó que, en Twitter, “para las 17 horas (UTC), nuestros sistemas de alerta temprana nos marcaban que términos como Maradona, El Diego, Gracias Diego, o Diegote comenzaban a ser tendencias mundiales” (el histórico se puede consultar acá).

En el mismo sentido operaron las búsquedas en Google. El interés por el término Diego Maradona escaló al 100. Es decir, alcanzó la popularidad máxima de búsqueda en Argentina y en todo el mundo.

Sería muy interesante poder contar con estadísticas de WhatsApp. La cantidad de imágenes, videos, y mensajes fue abrumadora.

Un foco en Twitter

Desde la consultora Seed Media Lab aportaron algunos datos interesantes. Sobre un corpus de 44.600 tweets, brindaron una primera gran aproximación: Maradona no es de nadie. Maradona es de todxs.

El grafo sobre usuarixs muestra claramente cómo, ese enjambre gris que está en el centro (usuarixs que twittearon sobre el 10), no formaron comunidad. Los mensajes, sobre el corpus analizado, se mostraron anárquicos. Todxs quisieron dedicarle unas palabras. Por fuera, se ven incipientes  comunidades, pequeñas, no articuladas, muchas de ellas formadas alrededor de cuentas influyentes (VarskySports -violeta-; Diaro Olé -verde-; ESPN -gris oscuro-; América TV -turquesa-; entre otras), orbitando lejos de lo que parece ser un enorme, irredento, genuino y popular clamor. Nadie ordenó o estructuró la conversación. No hay un mensaje único, ni direccionado. En el sistema solar de barrilete cósmico, Diego Armando Maradona es la estrella central, que genera su propia lógica de atracción y sus consecuentes dimensiones orbitales.

Por su parte, los dos Hashtags ordenadores, es decir, con mayor recurrencia, fueron #Maradona y #DiegoEterno.

Ecosistemas digitales

Es interesante ver cómo se desempeñan los procesos comunicacionales frente a sucesos o acontecimientos con tanta trascendencia como el fallecimiento de Diego Maradona. La visualización de cómo se configuran las redes y direccionamiento de los mensajes, nos permite ver las correlaciones y tendencias. Muchas veces no podemos explicar los porqués o las causalidades, porque ello supone un abordaje diferente desde otras ciencias, pero sí ver de qué forma fluyen los sentidos y significaciones.

Maradona no fue una persona cualquiera (al decir de Calamaro). Eso que todxs sabemos, se vio en las reacciones, en las búsquedas, en las visualizaciones y viralizaciones. Todo lo que hacemos en el ecosistema digital, deja huella. Maradona, el 10, el genio del fútbol mundial, hizo implosionar nuestros corazones con su magia, y era claro que ello no pasaría desapercibido en nuestras vidas, y nuestras pantallas.