¡¿Me parece a mí o arrancó el 2022?!


Por Rodrigo Romero Bazterrica

Y yo como un iluso queriendo tomarme unas vacaciones en enero, relajado, en la playa, leyendo, comiendo churros…

Apenas 20 días de un nuevo año en el mejor país do muuuuuundo y ya tuvimos:

Bardo en Pinamar por un churrero que no estaba/pero estaba habilitado para vender en la playa. Monumental defensa de la rubia platense y allegados al canasto con la mercadería. Más gigante aún, la defensa de Yeza para con los agentes que querían arrebatarle el canasto al pobre pibe que estaba vendiendo en la playa. Llegó a esgrimir que “la venta ambulante está permitida, pero tiene un sistema que busca el equilibrio entre que exista oferta y que, a la misma vez, la playa no sea un griterío de ofertas: “Helado, ¡helado!”. Ahora, de cómo se la ponen en el pera día por medio con los cuatri en La Frontera niños… Ni pregunto por la cantidad de construcciones que encontró ARBA sin declarar, mucho menos por el temita de las tarjetas Alimentar.

– Hacen unos días de calor y el sistema eléctrico salta al carajo. Más allá de si durante el Gobierno de Macri las empresas aumentaron 3000 % las tarifas, si esa guita en vez de reinvertirla se la fugaron y tooodo eso (al toque te saltan con el “Ah, pero Macri”), ¿no será hora que el Gobierno patee un poco la mesa y le saque la concesión a la mierda? No digo estatizar, así nadie se queja. Pero, en algún momento, algún gobierno va a tener que poner los huevos en remojo y terminar con todas estas chanchadas que hay dando vueltas.

La “Gestapo de Vidal” maaaaaaamadera. Inconcebible por donde se lo mire. Bah… ni más ni menos que el modus operandi de Cambiemos. A nivel nacional, a nivel provincial, a nivel local. Desde gremialistas (que el Pata Medina se defienda solo), hasta simples empleados. Buscaban testigos falsos y los mandaban a denunciar. Pasó en las oficinas del BAPRO y pasó en los diferentes ministerios. Persona que les molestaba, le armaban una denuncia falsa para sacarlo de su lugar… Nada nuevo en el mundo de “Juntos Por el Cambio”.

Qué poco timing el de Luana. Qué sé yo, es parte de los tiros en el pie que se da a diario el Gobierno. Creo que para todas las cosas hay un tiempo y un lugar.

– La que también anda floja de timing (por ponerle un adjetivo benévolo) es Sole Acuña. Todavía no me quedó en claro que piensa de los pibes que ella tiene que cuidar, acompañar, ayudar a desarrollar y demases. A priori, le diría que sea un poco coherente: es parte de un Gobierno que no para de achicar el gasto en educación año tras año y que no para de tener problemas de vacantes año tras año. Qué sé yo, yo le avisaría que es funcionaria pública, que se amigue con esa idea. Yo sé que odian ser funcionarios públicos, lo aborrecen, le bajan el precio a diario, les da vergüenza, pero bien que la disfrutan mes a mes hace veintipico de años eh (es de las pioneras del Grupo Sofia junto a Larreta y Vidal).

Por último, y para no extenderme mucho más en este primer envío del 2022, se cumplen 40 años de la Guerra de Malvinas. Los invito a leer “Tecnologías de impunidad. Cómo la dictadura intentó ocultar los crímenes cometidos durante la Guerra de Malvinas“, de Jerónimo Guerrero Iraola. Este año, me propuse leer un libro por mes, y arranqué enero con esta belleza. Una mirada distinta, penetrante, que te saca desde una/varias lagrimas hasta una/varias puteadas. Un trabajo de años que busca justicia, verdad y memoria.