Nuevo informe sobre femicidios


Desde Observatorio “Mujeres, Disidencias, Derechos”, como todos los meses, se realizó un nuevo Registro Nacional de Femicidios, en el que se refleja que se cometieron 181 femicidios, 1 cada 32 horas, de los cuales 118 se produjeron durante el contexto de Pandemia COVID-19.

El registro abarca desde el 1ro de Enero al 30 de agosto del 2020 donde además de los femicidios cometidos, se contabilizaron 167 intentos que no lograron concretarse. Además cabe resaltar que con los casos asesinatos 193 niños, niñas y adolescentes quedaron sin madre.

Se agregan 27 muertes violentas de mujeres en proceso de investigación. Es decir que en lo que va del año 208 mujeres, trans o travestis sufrieron muertes violentas  de las cuales 181 son femicidios.

Detallando caso por caso de los 181, 161 Femicidios fueron directos (mujeres), 7 Femicidios fueron vinculados de niñas y mujeres, 9 Femicidios fueron vinculados de niños y varones, y 4 Trans/Travesticidios.

Desde la organización creen que “es urgente  declarar la #EmergenciaNiUNaMenos, implementar y ampliar la Ley de Educación Sexual Integral y  aplicar la Ley Micaela (de capacitación obligatoria en género y violencia de género en todos los ámbitos del Estado, desde una perspectiva feminista, diverse – disidente)”.

Uno de los datos más preocupantes se da en el norte del país, donde la tasa de femicidios es la más alta, teniendo a Tucumán, Misiones, Catamarca, Chaco y Salta. Aunque también a este grupo se le suma la provincia de Santa Fe.

En cuanto a los lugares donde se comenten los femicidios, el registro lleva a que el 36% de los casos son en la vivienda de la víctima, mientras que en un 32% el domicilio es compartido con el agresor. En un 12% de los casos se han dado en la vía pública, el 6% en la vivienda de un familiar, un 4% en descampados, un 4% en la vivienda del femicida, un 4% de propiedad privada, con un 2% en otros como trabajo de la víctima, hotel, etc.

En cuanto al vínculo que unía al femicida con la víctima, en el 41% eran parejas, un 22% ex parejas, 13% familiares, 12% conocidos, un 6%  desconocidos o sin vínculo, y otro 6% sin datos. Mientras que el mecanismo más utilizado fue el de arma blanca con un 28% de los casos, lo sigue un 24% donde se utilizó armas de fuego,  un 17% de femicidios a golpes, 15% por asfixia, 8% incineradas y un 8% con métodos de torturas, envenenamiento, caídas de alturas, etc.

Por último, entre otros datos complementarios, el 45% de las víctimas tenían entre 19 y 40 años, el 56% de las víctimas tenían hijos/as, el 5% fueron abusadas sexualmente, el 20% había denunciado a su agresor, el 15% de los agresores se suicidó, el 4% de los femicidas pertenecía a fuerzas de seguridad.