Procesan a cuatro militares acusados de torturar a soldados en Malvinas


La Jueza Federal de Río Grande, Mariel Borruto, procesó a Miguel Ángel Garde; a Belisario Gustavo Affranchino Rumi; a Gustavo Adolfo Calderini;y a Eduardo Luis Gassino por los delitos de imposición de tormentos en varios hechos en perjuicio de soldados conscriptos durante la guerra de Malvinas.

A su vez, ordenó la traba de embargo sobre los bienes de Garde por la suma de 5 millones de pesos, y sobre los bienes de Calderini, Affranchino Rumi y Gassino por la suma de 1 millón de pesos.

Lo expuesto constituye un punto de inflexión en el trámite de la causa 1.777/07 caratulada “Pierre Pedro Valentín s/ delito de acción pública” que desde 2007 trámite ante el Juzgado Federal de Río Grande, Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, y  que a la fecha cuenta con 95 militares denunciados por 105 casos, cometidos contra más de 120 víctimas.

Al respecto, los abogados del Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas La Plata (querellante desde los inicios de la causa), Laurentina Alonso y Jerónimo Guerrero Iraola manifestaron: “el fallo es un instrumento central, la Jueza entiende que los hechos investigados son crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura cívico-militar, período en el que se encontraban suspendidas las garantías constitucionales, esto quiere decir que los soldados que resultaron víctimas no pudieron denunciar al Estado criminal que había promovido las torturas, y que luego hizo todo lo posible porque estos hechos queden impunes”.

“Para fundamentar esto, Borruto tomó en consideración una elemento que desde el CECIM hemos puntualizado en numerosas presentaciones y audiencias, concretamente, el despliegue efectuado por el Estado terrorista de acciones de inteligencia y sicológicas contra las víctimas de torturas, por medio de los que montaron el aparato de impunidad, así, a los soldados que sufrieron torturas los obligaron a callar”, sostuvieron los letrados.

De esta forma asistimos a un punto de inflexión en la búsqueda de Memoria, Verdad, Justicia y Soberanía. “Tuvimos que batallar contra los esquemas de poder, las fuerzas armadas, ciertos sectores de derecha que publicaban editoriales en medios importantes en los que bajaban la línea de la impunidad, al tiempo que nos acusaban de mentirosos o caranchos”, expresaron desde el equipo jurídico del CECIM y añadieron, “la reconstrucción de la verdad material y la reparación que supone este proceso está en curso y esté ímpetu no podrá detenerse, la Jueza Borruto ha escrito una página importante en la historia judicial argentina, al permitir avanzar sobre los crímenes cometidos contra los soldados conscriptos, que han sido la última víctima colectiva de la dictadura.”