Reabrió la terapia intensiva del Hospital Evita


El ministerio de Salud bonaerenses, a cargo de Daniel Gollán, informó que la Terapia Intensiva en el hospital Evita de Lanús volvió a funcionar con la suma de personal sanitario y la recuperación de varios profesionales afectados por COVID-19

Tras la activa intervención de la Dirección Provincial de Hospitales del ministerio de Salud bonaerense reabrió la Terapia Intensiva en el hospital Evita de Lanús y, en las próximas hora, volverá a  estar operativa la Unidad Coronaria, que cuenta con ocho camas de alta complejidad. Ambos servicios debieron suspender su actividad hace dos semanas debido al incremento de los casos de coronavirus entre el personal de salud y a la necesidad de reacondicionar las instalaciones.

El director provincial de Hospitales, Juan Riera, explicó que “ahora, además de haberse recuperado parte del personal afectado por la pandemia, hemos sumado recursos humanos y equipamiento, también trabajamos sobre las instalaciones y readecuamos el sistema de ventilación, efectuamos el recambio de pisos y cerramientos de aluminio, hicimos trabajos de renovación en los baños para profesionales y de iluminación general, lo que nos permite disponer nuevamente de un servicio clave para la atención de pacientes críticos, afectados tanto por COVID-19 como por otras patologías”.

Por ahora, la Terapia Intensiva dispone de seis de las doce camas con las que cuenta, que se irán abriendo paulatinamente en los próximos días. Riera agregó que estas buenas noticias se suman a la aprobación de los pliegos de licitación para la recuperación y puesta en valor de la infraestructura del hospital provincial Evita de Lanús, con el aporte de los gobiernos nacional y provincial.

Hace poco más de 15 días, la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) y la Unidad Coronaria debieron suspender transitoriamente su funcionamiento por la ausencia de personal, afectado por coronavirus, y por la necesidad de reacondicionar sus instalaciones. Ahora, con la recuperación de parte del equipo, la sumatoria de nuevos profesionales y el trabajo de readecuación de la infraestructura se lograron poner en funcionamiento seis camas de la UTI. A estas, se suman otras cuatro camas con respirador y condiciones de alta complejidad instaladas en la Guardia de ese hospital que nunca dejaron de estar disponibles. En total, en las próximas horas, el nosocomio volverá a contar con un total de 24 camas de alta complejidad para pacientes adultos entre UTI, Guardia y UCO.

“La reapertura es muy importante porque nuestro hospital es el de mayor complejidad en la zona, recibe derivaciones de otros distritos, inclusive de Capital Federal, y no sólo tiene terapia intensiva y unidad coronaria de adultos sino también neonatología y terapia intensiva pediátrica por lo tanto hoy estamos muy felices por esta reapertura”, dijo Javier Maroni, director ejecutivo del hospital Evita de Lanús.

El director provincial de Hospitales, Juan Riera, recorrió el jueves pasado las instalaciones del establecimiento y mantuvo una reunión de trabajo con el equipo de salud afectado a la terapia intensiva.