Se presentó el Observatorio de Medicamento como Bien Social


El Instituto de Estudios sobre Estado y Participación, a cargo de ATE Buenos Aires, llevó adelante la inauguración del observatorio con un estudio sobre la variación de los precios de medicación desde el comienzo de la pandemia.

El IDEP presentó el observatorio de medicamentos como bien social, con la premisa de construir un espacio que realice un proceso continuo y permanente de seguimiento y análisis de campo, fundamentalmente sobre el Mercado de los Medicamentos en Argentina. Para profundizar el análisis se realizaron distintas categorías, puntualizando en distintas categorías para lograr resultados sumamente específicos.

En todos los ámbitos donde se discute el derecho a la Salud, no sólo en nuestro país sino en cualquier parte del mundo, el acceso a los medicamentos forma parte del núcleo de las principales preocupaciones. Aproximadamente el 6,3% de los gastos mensuales de las familias corresponden a la salud, siendo el medicamento el ítem con mayor presencia (29%).

En la actualidad la economía de la Salud y la economía de los medicamentos son variables relacionadas de manera estrecha, modificando las economías familiares. Recurrentemente vemos el fenómeno de “Manta Corta”, en donde las familias deben optar por comprar un medicamento, realizarse un estudio o algún otro gasto necesario.

El informe realizado (se puede visualizar completo acá) tiene como objetivo comparar la evolución de los precios de los medicamentos de uso prevalente en la Argentina en el marco de la pandemia desde marzo 2020; la comparación de la evolución del Costo de Vida medida por IPC del mismo plazo; y analizar la evolución en el acceso a los medicamentos de lxs trabajadorxs.

Los principales principios activos que reportaron una mayor dispensa en Argentina durante el período de estudio fueron: Levotiroxina, Ibuprofeno, Enalapril, Paracetamol, Paracetamol + Diclofenac, Clonazepam, Alprazolam, Bisoprolol, Losartán y Amoxicilina. En estos la evolución del precio se halló un incremento global del 60%, donde el más afectado de aumento fue la levotiroxina del Laboratorio Montpellier (82%), seguido por el mismo principio pero de Laboratorio Glaxo (78%), el Alprazolam de Gador (78%) y el Losartán de Roemmers (72%).

En cuanto a las patologías crónicas, que son las que más impactan en la economía familiar debido a la necesidad de comprar la medicación mes a mes, según el ministerio de salud la población adulta de nuestro país un 34,6% posee hipertensión, 30,7% Hipercolesterolemia, 8,4% Diabetes y 5% Hipotiroidismo. Los que más aumentos sufrieron por patología son: Para la presión, el atenolol de laboratorio Gador (75%); para el colesterol, el ezetimibe de Roemmers (49%); para diabetes, la metformina de Montpellier (69%); y para la patología de tiroides, la levotiroxina de Montpellier (82%).

Los medicamentos son una herramienta de vital importancia, por lo cual, debe garantizarse su acceso como parte de las estrategias terapéuticas que permitan tratar correctamente las enfermedades pre-existentes. El análisis realizado concluye en la necesidad de abordar el campo de acceso a los medicamentos esenciales desde las políticas públicas integrales y estructurales, tales como la regulación de precios, uso racional, producción estatal, entre varias.