Simonetti: “Pagarle al FMI solo va a traer más ajuste”


El próximo sábado 11 de diciembre la izquierda se movilizará en forma unitaria a Plaza de Mayo en contra del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. La marcha, que cuenta con el apoyo de un centenar de organizaciones políticas, sindicales, estudiantiles, sociales y de derechos humanos, está convocada para las 16 hs desde Avenida de Mayo y 9 de Julio bajo la consigna “A Plaza de Mayo contra el Fondo. No al pacto con el FMI y el pago de la deuda”

Uno de los partidos convocantes es el Nuevo MAS, cuyo dirigente platense, el docente Eric “Tano” Simonetti, declaró que se vienen momentos muy importantes en Argentina porque el gobierno de Alberto Fernández va a mandar el preacuerdo con el Fondo Monetario Internacional al Congreso Nacional para que las fuerzas políticas lo rechacen o lo aprueben, y nosotros desde la izquierda estamos planteando que pagar la deuda significa hipotecar al país por otra década más. En concreto eso va a traer rebajas de salarios, aumento de la desocupación, recortes en salud y en educación, es decir, un plan económico que va a seguir hundiendo al país más allá de lo que se está hundiendo hace cinco o seis años”.

Simonetti planteó que “la teoría del ‘vamos pagar al FMI creciendo primero’ no se demostró nunca en la historia, porque lo que pide el FMI es que se pongan los recursos del país en función de pagar esta deuda que contrajo Macri, que es completamente impagable y además es una estafa. El mismo Macri dijo que esa plata se la dio a los bancos, o sea que nosotros no se la debemos, se la deben los bancos. Entonces que el Estado tenga que pagar esa deuda, es una ilegalidad completa. En segundo lugar, ni en el caso de Grecia o Portugal, por poner ejemplos recientes, ni en el caso argentino de la década del ‘90, los acuerdos no llevaron a que la argentina crezca sino al revés. Se generó un aumento del endeudamiento para pagarle al Fondo, y como eso no se reinvierte, la Argentina no crece y eso genera más deuda. Esa dinámica puede generar un nuevo estallido como ya vivimos hace veinte años”.

Yendo al plano regional, el dirigente de izquierda destacó que “existen dos casos muy concretos de cómo el preacuerdo con el FMI ya se está traduciendo en ajuste. Se trata de los intentos de privatización encubierta, tanto en el Astillero Río Santiago (ARS) como en el Instituto Biológico, ambos dependientes de la Provincia de Buenos Aires, donde a través de la figura de la Sociedad del Estado, quieren habilitar la injerencia de capitales privados en el manejo de ambos establecimientos laborales. Entendemos que esto tiene que ver con que el Estado quiere deslindarse de hacer la inversión necesaria para sacar adelante el ARS, donde hay miles de trabajadores que aún no están trabajando porque no hay una reactivación productiva y por eso se movilizaron varias veces, como también vienen movilizando fuertemente las trabajadoras del Instituto Biológico, quienes en su totalidad rechazan este intento de Sociedad del Estado y exigen que se mantenga cien por ciento estatal como ahora”.

Simonetti puntualizó que “el ajuste se expresa también en los bajos salarios que se pagan en el Estado, tanto en el ámbito nacional, con paritarias por ejemplo en la docencia universitaria que están diez puntos abajo de la inflación proyectada este año, y después en el ámbito estatal de la provincia de Buenos Aires, también con salarios muy bajos. Por ejemplo, una maestra de grado no llega a ganar 50 mil pesos por mes, muy lejos de lo que es la canasta familiar, por eso estamos reclamando que este ajuste que ya viene adelantado del FMI se pare inmediatamente y se otorgue un salario mínimo para los trabajadores de 100 mil pesos que es lo justo y necesario para poder vivir, como base”.

Como docente de escuela pública puedo ver todos los días la falta de financiamiento general en la escuela pública que está produciendo un derrumbe literal de las escuelas. Hace quince días lo vimos cuando a una maestra de Villa Elisa se le cayó una ventana en la cabeza, reflejando el proceso de desinversión sistemática que se profundizó el último tiempo, y es todo parte de lo mismo, es un ajuste porque las cuentas del Estado se ponen en función de pagar una deuda, de achicar todos los recursos y así se deja abandonada completamente la educación, la salud, el salario y la vivienda. En ese sentido, la única forma que tenemos las y los trabajadores y el pueblo de frenar este acuerdo que solo va a traer más miseria, es movilizando masivamente a Plaza de Mayo. Todavía estamos a tiempo de impedirlo”, finalizó.