“Vivimos una emergencia vial y debemos comenzar a actuar”


El concejal por el GEN, Gaston Crespo, le solicitó al Departamento Ejecutivo municipal la declaración de la “Emergencia vial” y la creación de un Programa que atienda de forma integral la problemática del tránsito en la ciudad.             

Las estadísticas confirman que los accidentes de tránsito aumentan cada año y que son una de las principales causas de mortalidad y de discapacidad, especialmente entre los más jóvenes. El 10% de los heridos graves por accidentes de circulación padecen secuelas graves y, consiguientemente, una discapacidad.

“Por eso, en primer lugar, necesitamos conocer las cifras oficiales de incidentes anuales, las consecuencias de los mismos y las secuelas que generan. Por tal motivo, proponemos implementar una oficina de control y seguimiento, en coordinación con organismos oficiales y las distintas instituciones que analizan la problemática en la región”, aseguró el concejal.

Teniendo en cuenta que los datos no oficiales indican que en los últimos 5 años murieron en nuestro partido más de 300 personas, se vuelve imprescindible diseñar un plan de acción que establezca los parámetros necesarios para atacar el problema de raíz. En esa línea el edil mostró preocupación ya que “los programas punitivos que está desarrollando el Municipio no crean conciencia sobre las consecuencias de la conducción imprudente, sino que -por el contrario- impulsan a los conductores a preocuparse solo por evadir controles y no por corregir sus conductas”.

“Por estas razones, proponemos tres ejes de acción: el primero implica la implementación de un programa de Educación Vial desde el nivel inicial de educación. Los niños, conductores del mañana, tienen mayores posibilidades de asimilar los buenos comportamientos a la hora de circular tras el volante, como ciclista o peatón”, puntualizó Crespo.

A través del desarrollo e implementación del Programa @Vial, se pretende modernizar y acercar a los más pequeños las nociones básicas para que puedan circular como peatones y que, con el correr del tiempo, puedan desarrollarse como conductores responsables. El avance constante de aplicaciones facilita el acercamiento a mayor cantidad de hogares y, junto con la participación de los padres, se puede generar una cultura vial basada en el respeto de las normas de tránsito.

“Sabemos que somos los adultos los que hoy manejamos imprudentemente. Por ello, en segundo lugar, proponemos implementar un sistema de re-educación conductiva en el que se puedan obtener beneficios por participar de cursos o talleres de manejo”, aseguró el concejal platense. En lugar de “castigar” la infracción únicamente con medios económicos, se podrían reemplazar las multas con capacitación vial obligatoria.

Por último, y ligado íntimamente a la circulación vehicular, es necesario replantear y transformar el Sistema de Transporte Urbano. “Llevamos años denunciando y demostrando que nuestra ciudad debe adecuarse al siglo XXI, modernizar las unidades que transportan pasajeros y, por supuesto, mejorar las frecuencias y recorridos. No puede ser que todas las líneas que circulan por la ciudad confluyan en una sola arteria, donde se juntan con un millar de taxis, autos particulares, transportes escolares, motos, bicicletas y peatones”, sentenció el referente local del GEN

Teniendo en cuenta las severas secuelas para la salud humana y para el medioambiente que generan la contaminación del aire y sonora del parque automotor, se plantea en el pedido comenzar con un sistema de transporte sustentable y saludable. Además esta iniciativa busca recuperar el espíritu pionero de los fundadores y avanzar sobre cuestiones básicas -como rampas en cada esquina-, pero fundamentalmente utilizar la tecnología actual que nos permitiría implementar señaladores luminosos, sónicos y táctiles verdaderamente inclusivos.

También se necesita incluir a aquellas personas que quedaron afectadas o lesionadas por los accidentes y, es por ello, que pedimos una oficina que se encargue de seguir todos los casos y trabajar para reincorporarlos a la vida cotidiana y social. La asistencia de grupos de apoyo terapéuticos y psicológicos, junto con la firma de acuerdos para que empresas locales incorporen dentro de su personal a víctimas de accidentes de tránsito, serán fundamentales para lograr este objetivo.

Ya en el cierre Gastón Crespo concluyó: “El trabajo que hay por delante es complejo y, en muchos casos, no se ven los resultados inmediatamente, pero es necesario comenzar a trabajar para revertir el incremento de estadísticas negativas que repercuten en la vida de todos nuestros vecinos”.