Buenos Aires necesita una ley de financiamiento del sistema político

El Partido GEN Provincia de Buenos Aires expresa su preocupación por la resolución de los jueces Benavides y Villordo, de la Sala III de la Cámara de Apelaciones de La Plata que anula la detención de Julio Rigau, “Chocolate”, cuando retiraba dinero mediante tarjetas bancarias de terceros. La presunción del manejo espurio del erario público, en este caso del ámbito legislativo provincial, merece la intervención judicial para investigar y sancionar los hechos de posible corrupción.

En ese sentido, manifiestan el apoyo a los fiscales que buscan continuar la investigación, siendo imperioso el esclarecimiento del hecho, sus alcances y la participación de otros actores.

Atento a que el caso de referencia podría estar vinculado al enriquecimiento personal o al financiamiento clandestino de la política, señalan que si bien la Ley Nacional 26.215 (y modificatorias) y, provincialmente, el Decreto ley 9889/92 y la Ley 14.086, regulan el financiamiento de los partidos políticos, las mismas resultan insuficientes.

La Ley Nacional prevé el financiamiento de los Partidos a través del aporte del Estado, mediante un fondo público y específico, o por aportes privados debidamente acreditados. Mientras que, la Ley Provincial ha sido parcialmente implementada. Los Partidos Políticos constituidos y con personería jurídica conformada, presentan sus rendiciones so pena de multas y/o incluso baja de personería. El caso “chocolate”, exhibe la necesidad de impulsar y a avanzar en una Ley de Financiamiento del Sistema Político, que supere el contralor de las estructuras formales de Partidos y campañas electorales y avance sobre el sustento del sistema.

El GEN PBA, con representación legislativa, repudia las prácticas que denostan el ejercicio político en el ámbito público y alienta a sus legisladoras, quienes impulsan leyes que permitan mejorar el sistema democrático. Asimismo, convoca a todas las fuerzas políticas democráticas a redoblar esfuerzos y arribar a consensos para crear mecanismos de contralor y fortalecimiento del sistema político, honrando la delegación de responsabilidades y representación pública y poniendo en valor 40 años de práctica democrática que merecen ser celebrados con más y mejor política para el fortalecimiento de la democracia argentina.