Claudia Ormachea: “Este gobierno la única coherencia que tiene es beneficiar a los más ricos”

Por Las brujas que salem

En una extensa charla con la histórica sindicalista Claudia Ormachea, actual Subsecretaria de Derechos Humanos, Género e Igualdad de la Asociación Bancaria reflexionamos sobre el rol de las mujeres en el sindicalismo, el movimiento obrero en general, el paro del 9 de mayo y los desafíos ante la delicada situación que está viviendo el país.

El día de ayer se realizó en el país el segundo paro general contra las políticas de ajuste de Javier Milei y en contra de la Ley Bases en general pero, en particular de la reforma laboral que incluye y que se debate en el Senado de la Nación. La huelga de la central obrera afectó al transporte, hospitales, escuelas, comercios y bancos. Algunos servicios funcionaron con cronograma especial.

Además de esta paralización, que se agravó con la falta de servicios de colectivos, trenes y subtes, el escenario político se tiñó de los clásicos posteos en redes sociales del primer mandatario, amenazas de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y cruces picantes entre funcionarios y sindicalistas.

El actual ministro de Economía Luis Caputo publicó temprano en la red social X: «Mi solidaridad para con todos los trabajadores que no pueden hoy ir a su trabajo y cobrarán menos a fin de mes, producto de este paro. Siento que el sindicalismo está cada vez más alejado de la realidad» a lo que el cosecretario general de la CGT, Pablo Moyano le contestó que su supuesta solidaridad con los trabajadores era como “que Barreda hablara de la familia”.

En el transcurso de un día extremadamente quieto y tranquilo, a no ser por estas declaraciones cruzadas y balances que de un lado del gobierno y del otro de los trabajadores hablaban de derrota y de triunfo, Claudia Ormachea, en el programa radial Las brujas que Salem reflexionó sobre la medida de fuerza: “El paro es contra un proyecto de país que sin lugar a dudas va contra los trabajadores y trabajadoras pero, lo que más me preocupa a mí, es que va contra la soberanía del país. Pienso que hasta el salario, que hoy tanto nos duele- porque los compañeros y las compañeras no llegan a fin de mes- puede llegar a recuperarse si nosotros volvemos, pero el hecho de querer entregar las riquezas de nuestro país a 30 años eso ya sería muy difícil de revertir. Llevaría muchísimo tiempo, esfuerzo y dolor de la gente para poder recuperarlo. Espero que el Senado haga lo que tiene que hacer, que es no darle el voto ni el visto bueno a una ley que va en contra de todos los argentinos y las argentinas”

En relación a los tiempos del gobierno de Milei y a las críticas de sectores que consideran las medidas de fuerza “apresuradas” Ormachea fue tajante: “Está claro y lo venimos debatiendo desde siempre, éste no es un proyecto de país que incluya a los trabajadores y las trabajadoras, a las compañeras y compañeros de los movimientos sociales. Este es un proyecto de país que lo único que busca es una política extractivista. Pretenden llevarse la riqueza de la argentina: el litio, la energía y hacerlo así simplemente sin generar valor agregado o puestos de trabajo. Quieren que se vote que la gente pueda traer los dólares que quiere sin decir ni de dónde los sacó ni cómo los hizo y que los puede sacar de la misma forma, sin dar cuenta de por qué ni para qué. Los y las argentinas nos merecemos un proyecto de país que nos permita vivir con dignidad, tener trabajo. Hoy vemos tantísimos mensajes de odio en las redes. Yo me pregunto, esos que escriben ¿Qué sienten o qué sentirían si a un familiar, a un amigo, a alguien querido cuando llega al trabajo lo despiden ahí en la puerta y no lo dejan entra? A alguien que trabajó quizás 14, 24 o 30 años a quien además lo dejan sin red. Porque si uno mira los artículos que pretenden votar en relación a la reforma laboral, no hay uno solo que beneficie a los trabajadores: ni la indemnización, ni el tiempo previo al parto, ni los derechos de las mujeres, ni la estabilidad en el caso de los trabajadores del Estado, ni las jubilaciones. No hay luz en el final de ningún camino. Esto es una gran mentira”- sostuvo.

La Bancaria en el escenario de los gremios

Con una carrera en el sindicalismo y particularmente dentro de La Bancaria desde hace muchos años Claudia Ormachea tiene un amplio conocimiento en los climas y pautas de negociación con gobiernos de distinto signo político.

“Los bancarios y las bancarias están acostumbrados a que el sindicato dé una gran pelea por sus paritarias, pero además saben que para nosotros la paritaria no es sólo el porcentaje de salario que necesitamos sino también una gran cantidad de derechos. En este momento nuestra organización está creando la primer Universidad para que los y las bancarias y también sus familias puedan capacitarse gratis y obtener un título universitario. Las capacitaciones van a ser virtuales van a llegar a todo el país y la idea es que puedan estar preparados en todos los avances de la tecnología”- adelantó en la entrevista. También recordó que La Bancaria, junto a Conicet, el Ministerio de la Mujer la Universidad y la CIC creó la primer Escuela Sindical de Género y celebró “En este momento se está dando la primer diplomatura superior con CLACSO en toda Latinoamérica, para nosotros es prioritario construir buenos liderazgos femeninos”

Desde el Sindicato también alientan hacia adentro una fuerte empatía con el otro y trabajan articuladamente con varios comedores y en especial con La Aceitera, este año ya acaban de lanzar la segunda colecta del año “porque creemos que realmente es un momento en que uno tiene que dar una mano”– asegura la sindicalista.

Respecto del paro del 9 de mayo asegura que La Bancaria es un gremio que nunca perdió su rumbo en sus convicciones y que así como adhirieron a este paro también le hicieron paro a Cristina por el impuesto a las ganancias o a Alberto Fernández cada vez que entendieron que las medidas iban en contra de los y las trabajadoras.

En este sentido valoró el inmenso trabajo realizado no solo por la militancia bancaria sino por sus familias, y los trabajadores de otros sindicatos que les ayudaron a juntar más de un millón de firmas de personas que se sumaron al pedido de no privatización del Banco Nación, cuya presión logró que la empresa sea sacada del artículo de organismos a privatizar en la Ley Bases.

Y en este sentido fue muy enfática: “¿Por qué querían privatizarlo si es un banco que, no solo está en cada lugar, en cada pueblito del país a donde no llegan los privados, que está al servicio de la gente, de la producción y está muy muy lejos de dar pérdida? Ellos lo quieren para hacer negocios, como lo pretendieron y lo pretenden seguramente con respecto al Banco Provincia. Ahí estaremos los trabajadores y trabajadoras para evitar que ocurra”

Respecto del presente del mundo bancario y el futuro que se avisora Claudia Ormachea aseguró: “En La Bancaria estamos tratando de que no haya despido ni perdida de las fuentes laborales, pero ya estamos pensando de que manera le podemos dar a los trabajadores y las trabajadoras herramientas para un mundo de trabajo que va a ser complejo y que los debe encontrar preparados”

La derecha&los trabajadores

Aunque la pelea del gobierno de Javier Milei quiera presentarse como una discusión con los representantes gremiales a quienes agreden con nombre y apellido dudando de la representatividad, la verdadera idea es ir contra los trabajadores y Claudia Ormachea que está hace muchísimos años en el sindicalismo, asegura que no es necesario tener un doctorado o pasar por la Universidad para entender cuando se habla de querer volver al “coloniaje” o a la “explotación”, y ejemplifica. “Si vos salis a la calle y vas a la verdulería y ves que un jubilado se compra una papita y una batata preocupáte es porque no puede comprar más”

Y reflexiona “Yo tengo muchísimos años en el sindicalismo. He sido sindicalista con gobiernos radicales y peronistas, con partidos más de derecha o más de izquierda pero siempre había alguna coherencia. Este gobierno la única coherencia que tiene es beneficiar a los más ricos, a los más poderosos y no hay ninguna medida para beneficiar a la gente. Si la gente todavía tiene esperanza de ello, está equivocada y se van a dar cuenta en muy poco tiempo”.

El movimiento obrero, la política y la necesidad de la autocrítica

Además de su cargo en La Bancaria Claudia es parte titular de la CGT y como dirigente y como mujer encuentra muchísimas cosas para corregir revertir y hacer de otras maneras, pero aún así asegura que éste es un gran momento del movimiento obrero organizado, de la CGT, incluso con la CTA y que siente que no va a ir para atrás.

“Al menos desde La Bancaria siempre decimos y repetimos que las convicciones no las dejamos en la puerta, lo dijo Néstor y nosotros lo repetimos y actuamos en consecuencia”- indicó y agregó: “Creo que también se da algo muy virtuoso que es la salida de los trabajadores y las trabajadoras con el movimiento estudiantil. La universidad también tiene que salir de sus claustros a entender lo que pasa en la calle”

Al respecto asegura que desde el sindicato se trabaja con la Universidad hace muchos años y la combinación ha sido enriquecedora para ellos, por poder bajar a territorio y tener contacto directo con la gente y, para el sindicalismo, por llevarse su experiencia, su mirada y sus estudios.

En el universo de las pertenencias políticas Claudia se referenció siempre en el peronismo y afirma “Yo creo que uno tiene que aprender a hacer autocrítica, yo pertenezco a Unión por la Patria y no me muevo de ahí. Sin embargo eso no significa que no entienda que nos debemos una autocrítica – y esto corre por cuenta mía- creo que la más importante que me haría, es que más allá de las diferencias como Frente- que las va a haber siempre-, lo que no nos podemos olvidar, como dirigentes, es que en el medio está la gente.

Creo que en un momento dado nos costó mirar a la gente, entender sus tiempos para resolverles su vida y, nos preocupamos, por resolver los tiempos de la política. Yo espero que ahora no pase. Axel es un gobernador que está luchando mucho en su segundo mandato en la provincia que es muy compleja con mucha gente, mucha disparidad y muchas cuestiones que atender. Además, a eso hay que agregarle que la Nación pretende que gobierne sin nada. Todos los bonaerenses tenemos que estar muy atentos para darle una mano y la política también tiene que estar atenta y tener mucho cuidado en no volverse a equivocar y creer que las lapiceras, los nombres o los cargos le mejoran la situación a la gente”

A esta repensar Claudia le suma aciertos como haber manejado en tiempo récord situaciones de la pandemia, armar hospitales en 15 días para que la gente pueda atenderse y tener sensibilidad por el otro.

“Yo viví la de Menem, viví el 2001 viví a Macri, y estoy viviendo esto, siempre como sindicalista. Hay algo, que ya me había pasado en el gobierno de Macri que era sentir esa falta total de empatía y de sensibilidad por el otro, como hoy también que hay gente que se muere porque no recibe un medicamento oncológico. En este momento vuelvo a sentir eso y, quizás por eso me llama tanto la atención la reacción desmedida de la gente, el odio, el antiperonismo tan profundo, como si los gobiernos de derecha, e incluso radicales les hubieran dado otra cosa. A mi me parece que, como pueblo, hay mucho para repensar sobre eso”- asegura

Las mujeres como protagonistas

Ya sea desde su rol en el sindicalismo o en su paso por la Legislatura hasta el año pasado Claudia Ormachea bregó por derechos de las mujeres llevando adelante la agenda de los feminismos y diversidades.

Toda esos proyectos referidos a las tareas de cuidado en las que se pensaban avanzar quedaron detenidos en el tiempo, fuera de agenda parlamentaria o congelados con obras que están paradas porque “no hay plata” pero Claudia dice esperanzada “Esos temas van a volver y si hay palabras que yo tomo de Cristina, en su última charla, son las que dijo sobre las mujeres que nos honraron que van a volver al lugar que les corresponde en la Casa de Gobierno y en señalar que no se gobierna así. La hermana de Milei debería saber que gobernar no es subir y bajar cuadros, o cambiarle el nombre a un edificio porque no te gusta. Gobernar es gestionar, buscar políticas públicas que le hagan bien a la gente- no a un sector de la población-, preocuparse por la salud y por la educación pública”

También se encuentra planificando dentro de la CGT una movida de mujeres consciente de todos los grandes avances que se realizaron pero también de los grandes riesgos respecto a posibles retrocesos. “Todavía no conseguimos estar en un número que cambie la cosa en los lugares donde se toman decisiones”-asegura y sueña con un bunker de mujeres donde sean ellas las que tomen las decisiones, elijan sus representantes y decidan como gestionar.

“La CGT nacional está trabajando con todos los sindicatos en una agenda común con las mujeres y comenzamos homenajeando a Eva porque es importante que se entienda fielmente qué es tomar el legado de Eva”-nos cuenta

Su experiencia de trabajo en red la llevan a insistir con sacar a esta Argentina adelante entre todos, sabiendo que nadie se salva solo y agrega “Menos aún con un presidente que no le interesa gobernar para la gente porque no vino a eso, sino a responderles a las corporaciones, a los grandes centros de poder económico y es algo que está haciendo con precisión”.

A pesar de este contexto absolutamente delicado Claudia sigue creyendo que los y las argentinas deben tener el derecho de poder disfrutar de la vida y cree que es, a través del movimiento obrero articulado, como se puede cambiar el presente.

“Cuando la gente que está a mi alrededor se desespera- con muchísima razón y motivos- yo le digo que tenemos que cerrar filas entre nosotros, puede ser con la familia, con los amigos, con los compañeros de trabajo pero siempre es con el otro y también ayudar a Axel en esta provincia tan difícil ,compleja, grande y con gente sufriendo, para nosotros poder mirar a lo lejos la posibilidad de volver, y por supuesto, ser mejores”.