“Hay un odio histórico contra el peronismo, los sectores populares y las mujeres”

La referente local y presidenta del Instituto Cultural, Florencia Saintout, se refirió a los discursos del odio y al “el hecho más tremendo de este siglo que es el intento de magnicidio” de Cristina Fernández de Kirchner.

 A su vez, Saintout sostuvo que “parte de todo esto se juega en el territorio de la cultura, en cómo construir la cultura de la solidaridad, del respeto, del cuidado del otro, es distinto a la cultura del odio”.

En esa mismas línea la funcionaria desarrolló que “hay un odio histórico contra el peronismo, los sectores populares y las mujeres”, y agregó: “Hay un odio patriarcal y de clase que se naturaliza y provoca efectos tremendos. Estamos conmovidos, preocupados, en alerta por el hecho más tremendo de este siglo. Hay que transformarlo, darlo vuelta y ponerle un parate”.

La ex concejal platense, explicó: “En estos últimos años estamos viviendo diferentes violencias en discursos y prácticas de odio. No son vacías, son producidas”. A su vez, expresó: “Hay que desarmar los discursos y dejar de naturalizarlos, porque esos odios tienen como fin el exterminio del otro. ¿En qué lugar está el que se lo niega? En el exterminio, en que el otro no debería existir”.

En ese sentido, Saintout afirmó que la comunidad “quiere una vida más normal, no de exterminio del otro. Quiere un trabajo, ir a la escuela, festejar un cumpleaños, salir el fin de semana. No más violencia contra el otro”.

En función de ello, la dirigente peronista aseguró: “Parte de todo lo que venimos conversando se juega en el territorio de la cultura, que anida producciones artísticas, pero que va más allá. Hay que pensar en cómo construir la cultura de la solidaridad, del respeto, del cuidado del otro, que es distinto a la cultura del odio”.

En ese sentido, continuó: “Desde la Provincia, la raíz de nuestra política pública es poder afirmar a la cultura como derecho a producir, acceder, gozar y el derecho a un aquí, ahora que rompe con ese tiempo huracanado de la vida cotidiana y que nos permite preguntarnos si queremos ir para ese lado”.

El pueblo hace cultura con o sin Estado, pero cuando está presente, el Estado puede cobijar y convocar a las expresiones históricamente silenciadas. Creo que, claramente, no puede decir que sin Estado no hay cultura, pero cuando hay un gobierno popular que la ponen en el centro, se enriquece”, concluyó.