Por una hinchada hasta la médula


Por Jerónimo Salinas

El fútbol y la cultura del tablón tienen infinidad de historias por contar. Algunas no son tan gratas, pero esta vez nos vamos a detener en la historia lucha de Ana Inés Meza, hincha de Estudiantes de La Plata y fundadora de #PinchasHastaLaMédula, quien pudo vivir la vuelta a UNO gracias a su donante.

Alguna vez escuché decir que el fútbol son 11 contra 11 corriendo atrás de una pelota, pero lamento decirles a aquellxs que defienden esta teoría que el poder que tiene este deporte trasciende el rectángulo de juego. Seguramente la historia de Ani no necesitaba, o sí, del fútbol para hacerse conocida, pero gracias a este logró una mayor repercusión y, así, poder visibilizar y concientizar desde otro lado la donación de médula ósea.

En noviembre de 2017, Meza, que por ese entonces vivía en Ushuaia, comenzó a sentirse cansada y notó hematomas en todo el cuerpo, síntomas que marcaban que algo no andaba bien. “Yo soñé lo que me iba a pasar una semana antes de que me lo diagnostiquen. Cuando la pasaba mal me aferraba a ese sueño, sabiendo que iba a ser un gran aprendizaje para mí”, nos cuenta la exjugadora de hockey albirrojo.

“Como en Ushuaia no había hematólogos, me trasladaron en un avión sanitario a Pilar”, relata Ana. Esto fue en los momentos previos a que le diagnosticaran leucemia linfoblástica aguda, enfermedad que solo se curaría con un trasplante de médula ósea. “Hay mucha desinformación en cuanto a la donación, según mi experiencia. Cuando a mí me pasó esto, mi mamá preguntó cuando me operaban, y el hematólogo que me atendió le dijo que no consistía en eso”, sostiene.

El 18 de mayo del 2018, le realizaron el trasplante y fueron varios meses los que le llevó al cuerpo de Ana asimilarlo, teniendo luego que aprender nuevamente a respirar, alimentarse, caminar, entre otras. En febrero de 2019, volvió a la cancha, donde comenzó su propia campaña, y la de muchxs más, y en la vuelta a UNO, junto a su bandera que reza: “Dona médula. Salvá vidas. Gracias a mi donante”, salió en el programa Paso a Paso y comenzó una mayor difusión.

Luego de la repercusión, Ana creó “Pinchas Hasta La Médula” y nos cuenta que “en primera instancia trabajaremos con las filiales del club de todo el país”. Aunque la idea no es que sea solo de Estudiantes, ya que “tenemos la idea de sacarlo del club y hacerlo mucho mas abarcativo. La sangre no se puede fabricar, es necesario que la gente se involucre y done”, prosiguió Meza.

“La idea de #PinchasHastaLaMédula, principalmente, es generar una red de concientización, dando charlas por el interior, uniendo así mis dos pasiones: viajar y esta causa”, concluyó Ana, quien gracias a su donante pudo continuar con su vida.

¿Vos qué estás esperando para convertirte en donante de médula y así poder ayudar a aquellas personas que no tienen compatibilidad con algún familiar? Es un proceso sencillo donde te acercas a un centro de donación, completas un formulario y te extraen sangre, tomando una pequeña muestra para analizarla genéticamente. Lo demás, se utiliza para aquellas personas que necesitan tratamientos o cirugías.